El Tribunal Supremo investiga la filtración que permitió la huida del etarra Plazaola

imageEl Tribunal Supremo anunció ayer una investigación sobre la filtración que permitió al etarra Alberto Plazaola saber que se le iba a detener, tras anular el Supremo su excarcelación, antes de que la Audiencia Nacional recibiera la orden de hacerlo, lo que permitió su huida. El presidente del Supremo, Carlos Lesmes, vinculó la huida con una «filtración» desde el propio Supremo. «Trataremos de identificar a la persona responsable y le exigiremos responsabilidades porque en este caso se ha producido un daño a la Justicia», señaló.

En la misma línea, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, apuntó que la filtración de la decisión del Supremo «malogró» la detención y se remitió a la investigación anunciada por Lesmes. «El Gobierno no se lava las manos, cada uno ha de asumir su responsabilidad», añadió. Ante la posibilidad de que la policía debería haber tenido al etarra vigilado para evitar su fuga, Fernández Díaz dijo que las Fuerzas de Seguridad «cumplieron con su cometido», y recordó que Plazaola no tenía ninguna limitación a su libertad, por lo que si se hubiera efectuado una vigilancia se hubiera cometido «una ilegalidad».

Fuentes del Gobierno citadas por EFE insistieron en que no hubo «ningún fallo policial» en la huida del etarra, sino que una «filtración» desde el mundo judicial provocó la fuga.

Desde que se conoció la decisión del Supremo hasta que la policía recibió la orden de detención pasaron casi cinco horas, a lo que hay que sumar otras tantas entre que se dictó la orden y los agentes iniciaron el registro de la vivienda del etarra. Interior difundió ayer un comunicado con la secuencia horaria desde el momento en que la policía recibió, a las 17.22, el auto de la Audiencia para la detención. Para entonces, según Interior, ya se habían concentrado frente a la vivienda de Plazaola un grupo de personas para «obstaculizar» a los agentes, que no recibieron hasta las 20.44 el auto que autorizaba la entrada al domicilio, aunque tuvieron que esperar hasta las 23.05 a la llegada de la secretaria judicial.

«La fuga del etarra Plazaola desata la polémica sobre la policía y los jueces», titula EL PAÍS. «Bronca entre jueces y Policía por la fuga del etarra Plazaola», es el titular de EL PERIÓDICO.

Según ABC, una vez constatada la huida, la Guardia Civil barajó la hipótesis de que el etarra hubiera sido acogido por algún vecino del inmueble, pero se encontraron con dificultades judiciales al no autorizarse la entrada a las viviendas. LA RAZÓN señala que la orden para detener a Plazaola llegó al juzgado cuando ya estaba cerrado. EL MUNDO apunta que la etarra Carmen Guisasola seguirá en libertad porque el fiscal no recurrió su rebaja de pena. Fue excarcelada en noviembre por los mismos motivos que Santi Potros y Plazaola.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar