La Comisión de Bioética advierte en su informe de «situaciones de desigualdad»

La Comisión Galega de Bioética advierte en su informe ‘Desigualdade na asistencia’, aprobado en la sesión del 17 de septiembre de 2014 y que provocó nueve dimisiones de miembros por la negativa inicial de la Consellería de Sanidade a publicarlo, que detectó «situaciones de desigualdades» en la asistencia sanitaria previas a la publicación del Real Decreto 16/2012 de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, aprobado por el Gobierno que preside Mariano Rajoy con la entonces ministra del ramo Ana Mato.

Así se recoge en el informe, que ha sido publicado finalmente este miércoles tras la reunión de más de tres horas mantenida el martes en el Sergas entre la conselleira Rocío Mosquera y miembros de la Comisión, en la que se acordó la «conveniencia» de su publicación, así como replantear la actual concepción del órgano asesor, que revisará «su funcionamiento y composición».

En el documento, recogido por Europa Press, que solamente incluye cinco folios de contenido por una cara, la Comisión de Bioética explica en el inicio que «las situaciones de desigualdades en el acceso a la asistencia sanitaria presentes en el sistema de salud de Galicia se podrían ver incrementadas a causa de la crisis económica y de las medidas adoptadas durante ésta».

Además, añade que la publicación del citado real decreto del Gobierno central «generó una alarma en la sociedad a la que no es ajena la Comisión Galega de Bioética». «En coherencia con la lógica preocupación ética y social que se generó, esta comisión llevó a cabo un proceso de deliberación sobre la posible existencia de un conflicto ético», expone.

Tras explicar la metodología empleada para la elaboración de este documento, el órgano asesor indica en su informe que «ve la necesidad y la obligación ética» de hacerle llegar a la Administración sanitaria «una síntesis de los esencial del análisis que se realizó». «Sin pretender con eso agotar la materia ni las valoraciones que puedan seguir derivándose de la actual situación», matiza.

En sus consideraciones, la Comisión Galega de Bioética, en su «función asesora de la Consellería de Sanidade y del Sergas», según puntualiza, apunta que el conjunto normativo vigente, en relación al citado real decreto, «parece obligar a que las medidas que se adopten en relación con la sostenibilidad del sistema de salud de Galicia se armonicen» con «los fines de la medicina, cuya protección debe ponderarse antes de cualquier otro valor y objetivo también legítimos».

«DESIGUALDADES INJUSTAS»

Además, considera la «obligación ética de mantener un sistema sanitario que no sólo disminuya las desigualdades en salud, sino que trate de eliminar las desigualdades injustas».

«En definitiva, que las políticas sanitarias dictadas por la Administración sanitaria gallega se orienten hacia el objetivo de lograr la equidad», resalta el informe de la Comisión de Bioética.

Este órgano asesor de Sanidade recuerda en su documento que el Real Decreto ley 16/2012 «puso en cuestión los principios de universalidad, equidad y gratuidad del modelo ético del Sistema Nacional de Salud, al garantizar la asistencia sanitaria completa únicamente de aquellas personas que tuvieran la condición de aseguradas o beneficiarias».

«Igualmente, se sacudieron el valor superior de la igualdad, recogido en el artículo 1.1 de la Constitución Española, y el derecho fundamental a la salud», reprochan y recuerdan que desde su publicación han sido «numerosas las voces autorizadas que se manifestaron en contra» de esa norma.

Por ello, transcurridos dos años desde su publicación, la Comisión de Bioética defiende la «pertinencia ética del análisis» porque «aún cuando sus efectos se perciben como parcialmente paliados gracias al compromiso y esfuerzo de los diferentes agentes y colectivos, eso no deroga esta norma con fuerza de ley, ni cambia su mandato».

«Más bien lo contrario, la precariedad que genera esta situación y la denuncia permanente que acompaña el empeño de mitigar sus efectos en el ámbito sanitario, jurídico y social, no hace sino reforzar la valoración negativa que la Comisión Galega de Bioética comparte sobre la citada norma y fortalecer su deber de hacer partícipe de eso a la Consellería de Sanidade y el Sergas, a quien asesora», expone en su penúltima página.

DELIBERACIÓN

Con todo, en el proceso de deliberación realizado, la Comisión de Bioética destaca que se «detectaron distintas fuentes favorecedoras de situaciones de desigualdad en la asistencia sanitaria» y puntualiza que una parte de éstas «está instalada en el sistema con anterioridad y con independencia de la publicación del Real Decreto ley 16/2012, mientras que otras están directamente relacionadas con él».

De este modo, concluye que es necesario «seguir profundizando en la detección y en el análisis de éstas para atenuarlas y para procurar su eliminación». Atajar este objetivo, según concluye, «sólo parece posible con el compromiso de todos» los que conforman el sistema de salud de Galicia.

«La Comisión Galega de Bioética recomienda que, en el marco de las competencias de la Consellería de Sanidade, se adopten y se apliquen las medidas que permitan el objetivo propuesto», sentencia y concluye que, «además del deber ético de dejar constancia de estas consideraciones ante la Administración sanitaria», se ve en la «obligación» de proponer «que haga la adecuada difusión de este documento».

La publicación de este informe se ha producido este miércoles por la mañana después de que en la tarde del martes, tras la reunión en el Sergas, la Consellería de Sanidade y los miembros de la Comisión de Bioética ratificasen que el objetivo de la misma «debe seguir siendo velar por la protección de los derechos fundamentales» y «proponer debates en la sociedad mediante la difusión de documentos». Además, acordaron la «conveniencia de darle difusión al documento relativo a las desigualdades en la asistencia sanitario elaborado durante el último año».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar