Las grandes empresas estiman en un 2% el crecimiento para este año en Galicia

 

   El consejo empresarial para la competitividad, conformado por las 15 mayores empresas españolas –entre ellas Inditex– y el Instituto de la Empresa Familiar, estima que el Producto Interior Bruto (PIB) de Galicia crecerá este año 2015 entre un 2% y un 2,5%, «muy lejos del 0,4% de 2014».

Estas previsiones mantienen el diferencial respecto a la evolución augurada para el conjunto de la economía española –que el pasado año repuntó un 1,4%–, puesto que este conglomerado compuesto por las empresas españolas más importantes apunta «tasas cercanas al 3%» para la media estatal este año, «igualando la velocidad de crucero de antes de la crisis».

Grandes empresas   Este martes, en Santiago, coincidiendo con la presentación en la comunidad del documento ‘España 2018’, el director general del consejo empresarial para la competitividad, Fernando Casado, ha recomendado un mayor tamaño a las compañías gallegas como receta para ganar en competitividad.

El crecimiento económico en Galicia está «muy concentrado en determinados sectores», según ha advertido Casado en declaraciones a los periodistas previas al acto, en el Hostal de los Reyes Católicos.

«RETO» PARA GALICIA

Por eso, y por la existencia de un número de empresas «mayor» que la media pero también una cifra de trabajadores «menor», qiuen ha ejercicio como portavoz de las grandes empresas españolas identifica «un reto» para el tejido empresarial gallego.

Con todo, Casado ha citado tres planes puestos en marcha por la Xunta de Galicia –cuyo conselleiro de Economía e Industria, Francisco Conde, ha clausurado la cita– para evaluar que «tienen que dar su respuesta y tratar de paliar esta problemática».

En concreto, el consejo empresarial para la competitividad valora como «estímulos» el plan ‘Crece’ –de medidas para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia–, el plan exportador ‘2020’ y el plan industrial 4.0.

PARO POR DEBAJO DEL 8%

Preguntado por si el crecimiento será suficiente para crear empleo, Fernando Casado ha constatado que «está visto que este cambio de modelo da para lo que da» y ha hecho referencia a los cálculos que fijan en 2 millones de puestos de trabajo los que se generarán hasta 2018, con 0,5 millones al año.

No obstante, de acuerdo con el informe ‘España 2018’, elaborado el pasado otoño pero ahora revisado, el consejo empresarial para la competitividad estima que en 2018 se puede reducir la tasa de paro al 11,5% llegado ese año, mediante la apliación de otras medidas a mayores del crecimiento.

En concreto, y tal como dio a conocer hace tres semanas el presidente de Telefónica, César Alierta, este organismo calcula disminuciones adicionales del desempleo por medidas estructurales (-7 puntos porcentuales derivados de cambios en el marco institucional y tamaño empresarial; economía del conocimiento y energía y educación).

Si a esto se le suma una bajada de 3,6 puntos por el recorte de la economía sumergida, la tasa de paro resultante se situaría por debajo del 8%.

MÁS REFORMAS

Así, Casado ha explicado que, entre sus propuestas, las grandes empresas demandan profundicar en las reformas «pendientes» de las administraciones públicas, así como «incidir más» enla reforma laboral.

Sobre lo primero, ha abogado por «aplicar en su integridad» el plan ‘Cora’ –de reforma de la administración– y una «adecuación» de los bienes que tiene el estado, de modo que «desinvierta» en algunos de ellos conla vista puesta en disminuir la deuda pública.

En cuanto al mercado de trabajo, ha aludido al concepto de «flexi-seguridad», para apostar por «ligar los salarios a la productividad y también facilitar más las relaciones entre empresa y trabajadores», de modo que «marquen la reglamentación laboral de las condiciones de trabajo».

MÁS COMPETITIVOS

Ante los medios de comunicación, como después ante un auditorio compuesto por empresarios, Fernando Casado ha puesto como ejemplo la evolución de las exportaciones para rechazar que España esté «rezagada» en el apartado de la competitividad.

Ya durante su discurso en la sala del hostal, ha valorado la posición en que se encuentra Galicia, como «una de las economías más abiertas del mundo».

Anteriormente, ha atribuido esta posición a un «gran esfuerzo» consecuencia del «cambio de modelo», que hasta hace unos años, según ha dicho, se basaba en «mano de obra intensiva» como la empleada en la construcción y ahora es «más selectiva» en valoración del «conocimiento», lo que favorece «más» la capacidad de exportar y una «mayor productividad».

Cuestionado sobre si esto se ha conseguido a costa de los salarios, lo ha descartado, al argumentar que los aumentos de salarios en los últimos tiempos se hicieron «en orden» con la evolución del IPC –índice de precios al consumo– y que, por el mantenimiento de este último, pese a que en los últimos ejercicios no han crecido, «no se ha perdido poder adquisitivo».

«POSITIVO» QUE HAYA MÁS OPCIONES POLÍTICAS

También interpelado por la sucesión de citas electorales prevista para este año, Casado ha enmarcado esta situación en el proceso democrático, por lo que ha comentado que esta es una «variable fija» para los empresarios.

Pero además ha dicho que la aparición de nuevos partidos «incluso lo que hace es dinamizar la problemática institucional» y la ha achacado a una «adecuación a la propia evolución» de la sociedad.

Así, ha señalado que hace una interpretación positiva del surgimiento de nuevas formaciones, poruqe «puede ayudar a dinamizar y adecuar los programas de los partidos políticos a las necesidades en que va evolucionando la sociedad».

Pese a todo, «al margen de quien gane», ha opinado que «a todos les ha de interesar reducir el desempleo», de ahí que entienda que les tiene que interesar el documento que presentan «a todos los partidos».

«PERCEPCIÓN Y REALIDAD» EN LA CORRUPCIÓN

Por último, interrogado sobre la responsabilidad de las empresas en las diferentes tramas de corrupción, ha apostado por «no generalizar» y ha dicho que son «casos aislados», en los que la compañía en cuestión debe «someterse a la justicia» y asumir sus «responsabilidades».

Asimismo, ha avisado de que coexisten «un tema de percepción y un tema de realidad», ya que, si bien el nivel de percepción sitúa a España al nivel «de países bastante corruptos», la mayor parte de organismos la enmarcan «en la media europea».

Aunque, a su juicio, «sí es cierto que hay que reforzar las instituciones y reforzar todos aquellos marcos que eviten esto», por las repercusiones negativas de la corrupción.

PUERTAS GIRATORIAS

En cuanto al fenomeno denominado de puertas giratorias, ha abogado por la «libertad» de las empresas para «fichar a quien más pueda rendir», y ha matizado que las que suelen contratar a exresponsables políticos no son empresas familiares, sino otras en las que habitualmente participan fondos de inversión extranjeros.

«Si no fuera eficiencia, no lo tendrían en cuenta», ha justificado, después de comentar que en Estados Unidos «es un mérito enorme haber pasado por la administración para luego poder hacer una gestión eficiente».

INTERNACIONALIZACIÓN ABIERTA

Por su parte, el titular de Economía e Industria, en el cierre, ha abierto la estrategia de internacionalización ‘2020’ a las compañías integradas en este consejo, al subrayar el papel tractor que juegan para ayudar a las pymes gallegas a salir a otros mercados.

En su intervención, Conde ha reivindicado el trabajo conjunto que Galicia desarrolla con varias de las empresas incluidas en esta alianza, como con Telefónica, para impulsar una aceleradora; y la unidad mixta en la que Repsol y el Itmati (instituto tecnológico de matemática industrial) colaboran con la Xunta en nuevas tecnologías energéticas.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar