Rajoy da por zanjada la polémica entre Esperanza Aguirre y el PP de Madrid

image

Mariano Rajoy dio ayer por finalizada la polémica generada tras hacerse público que María Dolores de Cospedal pidió a Esperanza Aguirre que abandonase la presidencia del PP madrileño. El presidente del Gobierno se remitió a la explicación dada por el PP, en la que se aclara que Aguirre dejará de dirigir el partido en la capital si es elegida alcaldesa. «Para mí el tema está zanjado», subrayó el jefe del Ejecutivo en una conversación informal con los periodistas que siguen la visita oficial que realiza a Guatemala.

El PP salió al paso de la negativa de Esperanza Aguirre a ceder el control en la presidencia de los populares de Madrid asegurando en un comunicado que ésta acordó con la dirección nacional del partido que, si era elegida alcaldesa de Madrid, «querría dedicarse en exclusiva al Ayuntamiento, y dejaría la presidencia del PP de Madrid». Fuentes cercanas a Rajoy han ratificado que el acuerdo al que se llegó con Aguirre estaba condicionado a que lograra la alcaldía y han llegado a calificar de barbaridad la posibilidad de que se planteara la hipótesis de obligarla a renunciar para crear ahora una gestora en Madrid.

Según estas fuentes, Aguirre ha reaccionado a unas informaciones que no estaban bien explicadas, y una vez que se ha hablado con ella y el PP ha difundido la nota aclaratoria, «se han acabado los problemas». Rajoy, incluso, aseguró estar muy contento con las dos candidatas elegidas para Madrid, Aguirre para la alcaldía y Cristina Cifuentes para la Comunidad, recalcando que «lo que va a hacer ahora el partido es volcarse en lograr de nuevo la confianza de los ciudadanos madrileños».

El origen de la polémica
La polémica suscitada en el seno del PP se desató ayer ante las informaciones periodísticas que revelaban los movimientos realizados desde Génova para tratar de que Aguirre cediera el control del partido en la capital. Aguirre no tardó en responder al contenido de estas informaciones y, en declaraciones en la Cadena Cope, admitió que María Dolores de Cospedal le pidió que dejara la presidencia del partido en Madrid si iba a ser candidata a la alcaldía, pero que ella rechazó rotundamente dar ese paso, recordando que los estatutos de los populares dicen que las direcciones se eligen en congresos. Añadió que si Génova decidía crear una gestora para dirigir el partido en la Comunidad de Madrid, en ese mismo momento ella dejaría de ser candidata a la alcaldía de la capital. «Que pongan una gestora mañana si quieren, y en ese momento que busquen a otro candidato, porque yo no me voy a presentar como candidata para que el programa electoral lo hagan otras personas con las que yo no coincidido, y la lista electoral otro tanto. Yo no soy un monigote», afirmó. «Si valgo para candidata no puedo salir por detrás de la presidencia del partido. ¡Pero esto qué es!», exclamó durante la entrevista radiofónica.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar