El nuevo Hospital de Ourense estará finalizado en el segundo semestre de 2016

El nuevo hospital de Ourense, tras las obras de ampliación del actual, será «demostrativo del hospital del futuro» ante retos como el aumento en el número de personas mayores de 65 años, según ha subrayado el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien ha asegurado que estará rematado en el segundo semestre de 2016.

El presidente gallego ha visitado las obras de ampliación acompañado por la conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera, y ambos recorrieron la explanada en la que empezaron a levantarse el futuro edificio de siete plantas y anexo que albergará los servicios generales y cien plazas de aparcamiento para los trabajadores del Complejo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO). Tendrá habitaciones motorizadas y urgencias informatizadas.

Tras la visita, un técnico ha detallado el proyecto constructivo, y la gerente del área sanitaria de Ourense y O Barco, Eloína Núñez, algunas de las mejoras que supondrá respecto a las actuales instalaciones.

Feijóo_Baltar_Santalices_obras novo Hospital Ourense

 

En su intervención, Feijóo ha avanzado que las obras estarán terminadas en el segundo semestre de 2016 y que será un hospital en la vanguardia tecnológica, pues contará con habitaciones «inteligentes» motorizadas, servicio de urgencias «totalmente» informatizado lo que hará reducir las esperas y mejorar la atención, edificios autosostenibles que generarán gran parte de la energía que consumen y con más de un centenar de camas que sumarán 930 en todo el CHUO.

Las 14 unidades asistenciales, desperdigadas ahora en tres edificios, estarán en el que está en construcción, con un 60 por ciento de habitaciones individuales y un gran vestíbulo que dará acceso interno a todos los servicios, todo ello en una primera fase.

HOSPITAL CON NUEVOS RETOS

El presidente autonómico ha incidido en las previsiones de uso para el nuevo hospital, que incluirán consultas móviles y mayor atención domiciliaria, lo que facilitará sobre todo la atención a personas mayores de 65 años «que en el actual proceso de envejecimiento poblacional irán a más en los próximos años y será un reto».

Aludió al «compromiso» con los servicios públicos que supone destinar a la sanidad el 40 por ciento del presupuesto gallego y mantener la intención, a pesar de la recesión económica.

Asimismo, ha subrayado el camino para «convertir a Ourense en el centro de demostración del hospital del futuro», pues en las nuevas instalaciones comenzarán «la mayoría» de los proyectos que se desarrollarán en los programas Hospital 2050 e Innova Saúde.

Una segunda fase supondrá obras en el área de consultas y servicios centrales del complejo hospitalario.

OBRAS POR POBLACIÓN

Según el presidente gallego, en 2015 el 50 por ciento de los gallegos están en una área sanitaria en la que se está haciendo un nuevo hospital o reformas en el existente. «En 2016 ese porcentaje será del 70 por ciento» , muestra del cumplimiento de ese compromiso con los servicios del ámbito social y sanitario.

En el caso de Ourense, la obra era «inexcusable e inaplazables», pues había que «actualizar las instalaciones para responder a las necesidades actuales y a las futuras». Y «Ourense no podía quedar al margen de las mejoras que se llevan a cabo en otros hospitales públicos del sistema sanitario gallego», ha agregado.

Dijo encontrarse en un centro hospitalario que destacó en 2014 por realizar 2.603 operaciones quirúrgicas más que en 2009, en la jornada ordinaria, y por una espera media, en las patologías más graves, de 10 días, entre otros datos de asistencia.

AFECTADOS HEPATITIS C

En la comitiva que acompaño al presidente Núñez Feijóo, estuvo, además de la conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera, el presidente de la Diputación, José Manuel Baltar, el teniente alcalde de Ourense y candidato del PSOE a la Alcaldía, José Ángel Vázquez Barquero, y el candidato del PP al ayuntamiento y exconselleiro de Cultura, Jesús Vázquez.

Tras recorrer las obras, la comitiva saludó en una de las entradas de urgencias al personal sanitario entre el que estaban los jefes de servicio y coordinadores, como el del servicio de oncología, al que el presidente se dirigió para preguntarle, en tono de broma, si era él el que gastaba todo el dinero.

En el exterior del recinto, una docena de personas lanzaron gritos a favor de la sanidad pública. Una parte se identificaban tras la pancarta de la plataforma SOS Sanidade Pública y otros con chalecos rojos y lema de afectados por la hepatitis C.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar