Leche Río se desvincula del grupo sancionado

El propietario de Leche Río, el empresario lucense Jesús Lence, se ha desvinculado del reparto del mercado de aprovisionamiento de leche cruda por el que han sido sancionadas por la Comisión Nacional de Mercados y la Competencia (CNMC) nueve empresas y dos asociaciones, que deberán hacer frente a una multa de 88 millones de euros.

Esta práctica se desarrolló desde el año 2000 hasta el 2013, y entre los sancionados figuran: Danone, Corporación Alimentaria Peñasanta, Lactalis Iberia, Nestlé España, Puleva, Calidad Pascual, Senoble Ibérica, Central Lechera Asturiana y Gremio de Industrias Lácteas de Cataluña.

A su vez, han sido multadas la Asociación de Empresas Lácteas de Galicia y Central Lechera de Galicia. «Yo personalmente puse en duda este sistema de prácticas. Nosotros no estamos en ninguna asociación, íbamos por libre. No tuvimos reuniones con esta gente. Leche Río no participó», garantiza Lence.

En su resolución, la CNMC declara prescrita la infracción en el caso de las Industrias Lácteas Asturianas, Grupo Leche Río, Feiraco Lácteos, Leche Celta y Forlactaria Operadores Lecheros.

Al respecto, Lence insiste en que Leche Río «iba por libre, compraba donde podía y vendía donde podía, no había ningún tipo de acuerdo con nadie».

Aunque dice respetar el fallo de la CNMC, apunta que «no» comparte dicha resolución y expresa sus discrepancias aduciendo que: «En este momento a estas empresas no les va a venir muy bien, porque no creo que haya sido el mejor año económico». Así, cuestiona que se impone la multa a un sector «que no pasa por los mejores momentos».

En otro orden de cosas, a menos de un mes de que se suprima el sistema de cuotas lácteas, impuesto en su día por la Unión Europea, el empresario lácteo advierte sobre un posible abaratamiento de los precios a partir del 1 de abril que será el propio «mercado» el que influya en los mismos.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar