Feijóo propone cinco leyes contra la corrupción y pide aportaciones de la oposición

Feijoo Parlamento

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha anunciado su intención de impulsar cinco leyes gallegas anticorrupción y a favor de la transparencia que incluirán 50 medidas y estarán listas para su tramitación parlamentaria en 50 días. Para su aprobación, ha asegurado que desearía contar con el respaldo y las «aportaciones» de la oposición, pero también ha dado por hecho que, si no lo tiene, actuará igualmente para lograr la «ejemplaridad» de la comunidad.

En una comparecencia a petición propia en el Pazo do Hórreo, Feijóo ha sentenciado que «no hay sigla que inmunice» contra los comportamientos corruptos y ha señalado que, aunque «la mayor parte del sistema funciona», todos los partidos deberían «hacer examen de conciencia y pedir disculpas por no haber estado a la altura de las circunstancias».

Y es que para el presidente, quien ha defendido la vigencia de la «democracia representativa» con «mejoras», no basta con que las fuerzas políticas opten por la división, por censurar «comportamientos ilegítimos» o por «combatir demagogia con más demagogia». «O todos tratamos de restaurar la confianza ciudadana o todos seguiremos sufriendo el mal de que paguen justos por pecadores», ha advertido.

En este escenario, ha buscado el respaldo de la oposición para las cinco normas «comprometidas» que suman 50 medidas: una nueva Ley de Transparencia e Bo Goberno, la Ley de Asistencia Xurídica do sector público autonómico, una nueva Ley del Consello de Contas; una nueva Ley de Financiación de los Partidos Políticos en el ámbito autonómico y una Ley de Participación Cidadá en el Parlamento.

En todo caso, tanto el portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy, como él mismo han manifestado que ha pasado el momento de «proponer» y ha llegado el de «actuar», para añadir que Galicia tiene «por delante» la posibilidad de ser «ejemplar» en la política y la lucha con la corrupción. «Y lo vamos a conseguir, con ustedes o sin ustedes», ha remarcado Feijóo.

Algunas de las medidas ya habían sido planteadas por el presidente en el último Debate sobre el Estado de la Autonomía o en su reunión con el líder del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, pero también ha incluido novedades. Por ejemplo, la nueva Ley de Asistencia Xurídica del sector público autonómica «concretará legalmente» los requisitos para recibir asistencia letrada de la administración por parte de cualquier empleado o autoridad pública.

Según Feijóo, se garantizará que «ninguna persona culpable del delito del que se le acusa» vea su defensa «pagada con dinero de los contribuyentes». La autorización del pago de la defensa a un edil imputado en la ‘Operación Pokémon’ en Santiago fue el detonante de la mayor crisis que vivió el PP en el ámbito local en este mandato, ya que una denuncia a raíz de este paso acabó con la inhabilitación de otros siete concejales y el relevo en la Alcaldía.
TRANSPARENCIA Y COSTE DE LIBERADOS SINDICALES

Tras repasar las medidas adoptadas desde 2009, entre las que ha citado la aprobación del primer código ético institucional de la Xunta, se ha declarado consciente de que «hacen falta más reformas» y de que hay que buscar «puntos común», al tiempo que ha avanzado que en su reunión del próximo jueves el Consello de la Xunta aprobará las medidas de impulso democrático más ligadas a su Ejecutivo.

Entre las medidas que ha enumerado y que aglutinará la nueva ley de transparencia –que será sometido a un foro de participación ciudadana con el objetivo de que la tramitación del anteproyecto pueda empezar su tramitación en el marzo–, están la creación de un portal de transparencia y gobierno abierto de la Xunta, la mejora del portal ‘Open Data’ y la regulación del derecho ciudadano a recibir asistencia de la administración para el ejercicio de su derecho al acceso a la información pública.

Feijóo también ha aludido a la instauración de sanciones para altos cargos por incumplimiento de las obligaciones de transparencia, penalizaciones para las entidades externas que no cumplan con dichas obligaciones, un plan de formación específico para el personal público en cuestiones de transparencia, y nuevos decretos reguladores de los registros de contratos y de convenios para aumentar sus funcionalidades tecnológicas.

Del mismo modo, se fijará la obligación de publicar, entre otras cuestiones, el inventario de entes instrumentales, las retribuciones de su personal directivo, el programa legislativo del Gobierno, las ofertas públicas de empleo y los procesos de selección de personal, los liberados sindicales y del coste que generan, el currículo vitae de los altos cargos, la estructura de la cartera de deuda y su calendario de vencimiento.

La limitación de las actuaciones de los gobiernos en funciones y la obligación de que el Gobierno que llegue reciba un informe completo del que se va en el traspaso de poderes, así como la consolidación por ley de la existencia de un código ético institucional y la reasignación de efectivos para «reforzar» las unidades de control para evitar fraudes son otras de las cuestiones que incorporará la ley.
INCOMPATIBILIDADES

Feijóo ha incidido especialmente en que se vigilarán especialmente las incompatibilidades, de forma que se harán públicas las actividades de los altos cargos en los años previos a su nombramiento y será obligatorio que se inhiban sobre asuntos que impliquen a empresas con las que estuviesen vinculados en esos dos años.

También se estipulará la prohibición de poseer participaciones superiores al 10 por ciento de empresas que sean subcontratistas de la administración, y la obligación de comunicar –con carácter previo– las actividades que se vayan a ejercer en los dos años posteriores al cese, para comprobar su compatibilidad.

Tras recordar la oposición que ya hay leyes que regulan esta cuestión, el presidente ha reconocido que sí, pero ha remarcado que, en anteriores mandatos, «directores generales de Farmacia del PSOE fueron responsables de farmacia de multinacionales». «Y no quiero que esto vuelva a ocurrir», ha subrayado.
FINANCIACIÓN DE PARTIDOS Y CONTAS

En cuanto a la nueva ley de financiación de partidos, Feijóo también ha manifestado su interés en agilizarla. De hecho, ha dado por hhecho que se remitirá a la Cámara a lo largo del nuevo periodo de sesiones, antes de junio. Ha ratificado que ya requirió al Consultivo que redacte un anteproyecto de ley en este sentido y que espera recibirlo «en los próximos días».

Dicha norma incluirá también obligaciones de transparencia de las cuentas y auditorías de los partidos políticos gallegos, «superiores» a las de la legislación básica.

En cuanto a la nueva Ley del Consello de Contas planteará la creación de una sección para asumir competencias de prevención de la corrupción, el proceso de «consolidación y profesionalización» del personal al servicio de este órgano y la potenciación de sus auditorías operativas, así como la atribución de funciones fiscalizadoras sobre la evolución de las declaraciones patrimoniales de los altos cargos.

Tanto en el caso de Contas como en la Ley de Participación Ciudadana, el presidente ha encargado al Grupo Popular articular la propuesta legislativa para su tramitación en la Cámara. En la segunda incluirá la regulación de proposiciones no de ley de iniciativa popular, de la participación ciudadana en el proceso legislativo y de las preguntas parlamentarias ciudadanas, que podrán asumir los grupos.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar