Cien años de cárcel para los nueve acusados por el alijo de cocaína del «Ratonero»

Acusados Ratonero_narcotraficantes
La sección quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra (con sede en Vigo) ha condenado a penas que superan los 100 años de cárcel y más de 1.600 millones de euros de multa para los nueve acusados de narcotráfico por el alijo de 2.300 kilos de cocaína del pesquero ‘Ratonero’.

Así, el tribunal les ha considerado autores de los delitos de tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal. Al patrón del ‘Ratonero’, José Luis D.D., le impone penas que suman 12 años y medio de cárcel, y multa de 200 millones de euros; a Anyer Eduardo H.C. (considerado el contacto con el cártel proveedor), 13 años y medio de prisión (con la agravante de reincidencia) y otros 200 millones de multa; a los otros tres tripulantes del pesquero, Álvaro Agustín V.V., José Francisco F.S., y Albino G.P., les impone 10 años y nueve meses de prisión y multa de 180 millones a cada uno.

La sentencia también recoge la condena de 10 años y 9 meses de cárcel, y 180 millones de euros de multa para el cuñado del patrón, Jorge C.F.B. (considerado responsable del pertrecho y logística); y 11 años y medio de prisión, y otros 180 millones de multa para cada uno de los tres ‘lancheros’, José Manuel C.L., José Antonio B.P., y Baltasar V.D.

La Audiencia considera probado que todos y cada uno de los acusados formaban parte de un grupo «concertado y coordinado» con la finalidad de introducir en España 2.300 kilos de cocaína de gran pureza, que hubiera alcanzado un valor de 90 millones de euros en el mercado ilícito.

La sentencia del tribunal (que desestimó las eximentes planteadas por las defensas) no es firme, y contra ella cabe recurso de casación ante la sala segunda del Tribunal Supremo.

OPERACIÓN

A principios del mes de febrero de 2012, el ‘Ratonero’ zarpó de O Grove con destino a un punto del océano Atlántico, para recoger el alijo de droga. El 21 de ese mes, los tres ‘lancheros’ salieron del mismo puerto en una embarcación rápida semirrígida, con intención de encontrarse con el pesquero para recoger la droga, pero lo que no sabían es que un día antes, el ‘Ratonero’ había sido abordado (y sus tripulantes detenidos) por la embarcación ‘Petrel’, del Servicio de Vigilancia Aduanera.

Cuando, el 21 de febrero, la semirrígida llegó al punto de encuentro y se percató de la presencia del ‘Petrel’, emprendió la huida a gran velocidad. La semirrígida apareció dos días después embarrancada en las costas del archipiélago portugués de Madeira, donde fueron detenidos sus tres ocupantes.

FALSO TESTIMONIO

Además, en la resolución de la Audiencia Provincial, se interesa la deducción de testimonio de uno de los testigos de la defensa, que prestó declaración en el juicio. Se trata de Francisco F.P., quien aseguró ante el tribunal que había sido él quien había trasladado a Madeira a los tres acusados de actuar como ‘lancheros’.

Según este testigo, llevó en una embarcación de su propiedad a estos tres procesados, José Manuel C.L., José Antonio B.P., y Baltasar V.D., porque iban a reparar un yate que se encontraba en un astillero de Madeira. También relató que, una vez que les dejó en el archipiélago portugués, regresó a O Grove, es decir, que habría navegado más de 2.000 millas sin descansar y sin repostar.

El tribunal, no solo no da credibilidad a esta declaración, sino que ha pedido que ésta se deduzca y sea trasladada una copia al decanato de los juzgados de instrucción de Vigo por su «hubiera podido incurrir este testigo en un delito de falso testimonio en causa judicial».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar