Petición fiscal de 26 años por intentar matar a dos vecinos con un hacha

El fiscal pide 26 años de cárcel para un incendiario del pueblo de Rebodepó, en Manzaneda (Ourense), acusado de intentar asesinar a dos de sus cinco vecinos con un hacha, en el juicio que se celebrará en la Audiencia Provincial de Ourense durante los días 28 y 29 de enero.

El acusado, Carlos G.B., de 66 años, fue condenado a prisión como autor de un incendio en los montes de su pueblo en septiembre de 2012, tras la denuncia de dos vecinos que le vieron prenderlo y, nada más salir de la cárcel, los atacó con un hacha el 2 de enero de 2013.

El escrito de la acusación pública, al que tuvo acceso Europa Press, atribuye al acusado dos delitos de asesinato en grado de tentativa, por los que el fiscal pide nueve años de prisión por cada uno, y prohibición de acercarse a sus víctimas a menos de 500 metros, tanto a su domicilio como lugar de trabajo, además de prohibición de comunicarse con ellos.

También lo acusa de sendos delitos de obstrucción a la Justicia, por los que pide otros ocho años de prisión en conjunto y una multa de 5.040 euros.

El fiscal pide además que se le decomise el hacha utilizada para agredir a sus víctimas, de 90 centímetros de longitud y cabeza de hierro con una hoja de 11,5 por 16,5 centímetros, y le reclamará el pago, en concepto de responsabilidad de civil, de 40.344 euros para su víctima de 84 años y de otros 4.894 euros para la otra víctima, de 66 años. Asimismo, demanda el pago de 28.786 euros al Sergas.
ESTADO CRÍTICO

En su relato de los hechos, el fiscal explica que una de las víctimas estaba sentada en la fuente de Rebodepó el día 2 de enero de 2013 esperando al panadero, cuando el acusado llegó en taxi al mismo lugar y le dijo que le iba a matar mientras se bajaba del vehículo.

El recién salido de prisión por causar un incendio en septiembre de 2012 –como otros antes que también le llevaron a la cárcel– se fue a su casa mientras la segunda víctima llegaba a la fuente para esperar la llegada del panadero, como el primero.

«Al cabo de un rato, el acusado salió de su casa con un hacha en la mano y de forma sorpresiva e inesperada para los dos vecinos, dio dos hachazos a uno en cabeza y hombro y varios en la cabeza al otro cuando intentaba huir, con intención de acabar con la vida de ambos», según el fiscal.

La segunda víctima tiene ahora 84 años y estuvo varios días en estado crítico, tras ser operado en el hospital de O Barco de Valdeorras y luego en el de Ourense, para reparar varias fracturas en diferentes lugares del cráneo. La primera víctima, con 66 años, también sufrió una intervención quirúrgica. Así, según el fiscal, ocasionaron «gastos médicos y de hospitalización» que debería compensar el acusado.

El fiscal recuerda en su escrito que ambas víctimas del acusado habían declarado como testigos haber visto a su vecino Carlos G.B. plantar fuego, y éste «era consciente de la intervención de los dos en aquella causa que le llevó a prisión provisional y por la que luego fue condenado». Por ese motivo, la acusación pública considera que el agresor actuó contra sus vecinos «por venganza».
LIBRE ABSOLUCIÓN

La defensa del acusado pide la libre absolución y argumenta, según fuentes jurídicas consultadas por Europa Press, que no es el autor de los hechos que se le imputan. Con todo, en el caso de que se determine algún tipo de responsabilidad, solicita se le aplique la «atenuante de alcoholismo».

La acusación particular, ejercida por las víctimas, coincide con el fiscal en el relato de los supuestos hechos probados y en las peticiones de penas e indemnizaciones.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar