Renovación tecnológica en los hospitales gallegos

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha anunciado este jueves la activación inmediata del «mayor» plan de renovación tecnológica para hospitales del Sistema Nacional de Salud (SNS), dotado con 88 millones de euros, en un escenario marcado por las continuas denuncias de «colapso» en los servicios de urgencias de los hospitales gallegos.

Al término de la reunión semanal de su Ejecutivo, ha explicado que el contrato abarcará también el mantenimiento de los aparatos durante el periodo de duración del mismo, 8 años, y que se priorizará la tecnología precisa para la puesta en servicio del nuevo hospital de Vigo, para cumplir «en plazo» con el compromiso de radioterapia y medicina nuclear en el Hospital Universitario Lucus Augusti (HULA) y el TAC del hospital de O Barco de Valdeorras.

Feijóo ha puesto sobre la mesa este plan en la misma jornada en la que la Junta de Personal del Área Sanitaria de A Coruña ha presentado un escrito ante la Fiscalía para que investigue la situación en la que se presta atención asistencial en el servicio de Urgencias del Complexo Hospitalario Universitario A Coruña (Chuac), mientras que otros colectivos y sindicatos médicos denuncian también atascos en otros hospitales de la comunidad.

Al respecto, el presidente gallego se ha mantenido en la línea de la conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera, cuya gestión no ha cuestionado, y ha aludido a la ola de gripe que «se adelantó» en la comunidad y en la que predomina el virus A, que afecta más a las personas mayores y genera complejidades respiratorias.

Feijóo, quien ya había pedido «disculpas» por los atascos la última semana, ha admitido que aunque el «tratamiento» de los pacientes se cuida al extremo y sí es «igual» que en periodos sin tanta afluencia en las urgencias gallegas, no son «iguales» las condiciones en los que se hayan los pacientes, al tiempo que ha garantizado que su Ejecutivo «seguirá trabajando».

«Seguiremos monitorizando día a día los pacientes que pueden quedar pendientes de ingreso después de ella noche y actuaremos en cada uno de los hospitales con la solución para que esto no ocurra o para que, al menos, vayan disminuyendo estas dificultades. En este momento, hay dos hospitales con este problema; tendría que haber ninguno», ha aseverado.

No en vano, ha esgrimido que la «responsabilidad» del Sergas es «atender» a los pacientes que llegan a urgencias, sean estos «pocos, muchos o muchísimos». Eso sí, ha reivindicado los pasos dados, ha recordado que en A Coruña se pasó de 1.000 a 4.000 metros cuadrados de superficie para atención a urgencias y ha incidido en que, frente a quienes «llevan 20 años deteriorando la sanidad y diciendo que hay recortes», él trabaja para «dignificarla».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar