Un anticipo de ocho meses

Unas horas antes de que Artur Mas compareciera para anunciar el adelanto de las elecciones autonómicas, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se había pronunciado sobre esta posibilidad. El jefe del Ejecutivo señaló que una nueva convocatoria a las urnas es una error político del que van a salir perjudicados los ciudadanos de esa Comunidad. «Convocar elecciones en Cataluña no es lo mejor ni lo más positivo, ni me parece lo más conveniente en este momento», dijo desde Grecia, tras reunirse con el primer ministro heleno.

Después de recordar que no le corresponde a él la competencia de llamar a las urnas en una Comunidad Autónoma, Rajoy dijo que los gobernantes necesitan «tiempo sin convocatorias electorales para tomar decisiones que son prioritarias».

Por otro lado, el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, dijo ayer que el adelanto de las elecciones ocho meses sobre la fecha prevista evidencia que Artur Mas «ha dado por terminado su tiempo de Gobierno. Insistió en que «Cataluña no necesita elecciones», sino que se atienda «a los problemas de los ciudadanos», algo a lo que, según apuntó, ha renunciado el presidente de la Generalitat. Ayllón los cuales añadió que Mas «no tiene ningún interés» en resolverlos, ni tampoco «capacidad» para hacerlo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar