Más de un millón de personas expresan en París su repulsa a la violencia terrorista

Rajoy_manifesetación París

«Unidos por la libertad», «París, capital de la libertad», «El triunfo de la libertad», «Nos queda París». Éstos son algunos de los titulares que la prensa española despliega hoy a toda página para dar cuenta de la histórica manifestación celebrada ayer en la capital francesa, que consiguió reunir a más de un millón de personas, convocadas para expresar su repulsa al terrorismo y su apoyo a la libertad de expresión y la unidad de los ciudadanos, por encima de razas, credos o religiones. De igual modo, en otras ciudades francesas y en muchas de las principales ciudades del mundo se celebraron manifestaciones de rechazo a los recientes atentados, muchas de ellas protagonizadas por ciudadanos musulmanes, como la registrada en Madrid.

A la cabeza de la manifestación parisina se situaron medio centenar de líderes de Europa, África y Oriente Próximo, que acudieron a la capital gala para mostrar su repulsa a los ataques yihadistas que, según se destaca, lanzaron esta semana el mayor desafío del último medio siglo contra Francia, el país por excelencia de los derechos y las libertades. Desde la alemana Angela Merkel hasta el presidente español Mariano Rajoy, el británico, David Cameron, el húngaro Víktor Orbán o la danesa Helle Thorning- Schmidt; los máximos representantes de las Instituciones Europeas -Parlamento, Comisión y Consejo-; el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas; el ministro de Exteriores ruso y el presidente de Kosovo; los presidentes de varios países africanos… Además de los mencionados, también expresaron su repulsa al terrorismo los primeros ministros de Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Dinamarca, Grecia, Israel, Portugal, República Checa, Letonia, Bulgaria o Croacia; el líder palestino, Abu Mazen, y los reyes de Jordania. Por el contrario, a la manifestación, que arrancó en la Plaza de la Republique de París pasadas las tres de la tarde, no acudió la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, que no había sido invitada. Tampoco participaron en la manifestación los representantes de Marruecos, quienes criticaron la constante exposición de caricaturas de Mahoma.

Formando una larga cadena tomados del brazo, iniciaron la marcha el presidente francés, François Hollande; su homólogo español, Mariano Rajoy; David Cameron, el primer ministro italiano, Matteo Renzi, y la canciller alemana, Angela Merkel, entre otros líderes europeos y mundiales. En la cabecera de la manifestación estaban los familiares de las víctimas de los ataques en la sede de ‘Charlie Hebdo’ y la tienda kosher de Porte de Vincennes. En la marcha no se escucharon gritos de ira o de venganza contra los terroristas, sólo muestras de apoyo y una defensa unánime de la libertad. Antes de comenzar la marcha, se guardó un minuto de silencio y el presidente francés, François Hollande se acercó a saludar uno por uno a los líderes que habían acudido a la manifestación, así como a los familiares de las víctimas, acompañado del primer ministro, Manuel Valls.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar