Abatidos por la policía los autores de la matanza de París

Said Chérif Kouach_yihadistas atentado en Paris Charlie

Las Fuerzas de Seguridad francesas abatieron ayer a los hermanos Said y Chérif Kouachi, perseguidos desde el miércoles tras la matanza en la redacción del semanario Charlie Hebdo, quienes se habían atrincherado en una imprenta en la localidad de Dammartin-en-Goële, al noreste de París. Simultáneamente, fuerzas especiales de la gendarmería y policía francesa asaltaron un supermercado judío en el este de París, donde un tercer yihadista, cómplice de los hermanos Kouachi, retenía a un número indeterminado de personas. En esta última operación murieron el islamista Amedy Coulibaly y cuatro de los rehenes. El fiscal general de París, François Molins, informó que los rehenes ya habían muerto antes de que comenzara el asalto.

Molins resaltó los «vínculos constantes y sostenidos» por Coulibaly y los hermanos Kouachi. Además, informó que la compañera de Coulibaly, que identificó como Hayat Boumeddiene, está en busca y captura por su supuesta vinculación con la toma de rehenes. También confirmó que Chérif Kouachi había estado en 2011 en Yemen, donde se supue que estuvo entrenando con otros grupos yihadistas, y precisó que personas de su entorno están actualmente en Yemen y en Siria.

Coulibaly ya había asesinado el jueves a una policía municipal en el sur de la capital francesa, en una acción coordinada con los hermanos Kouachi. En una conversación telefónica con el canal de televisión BFMTV durante el secuestro, Coulibaly aseguró actuar a las órdenes del Estado Islámico y haberse coordinado con Chérif Kouachi, quien a su vez, en declaraciones a la misma televisión, dijo haber sido enviado y financiado por Al Qaeda en el Yemen para cometer la acción.

El primer ministro francés, Manuel Valls, reveló que la decisión de llevar a cabo los dos asaltos simultáneos la tomó el presidente de la República, François Hollande. Valls aseguró que no había otro remedio que abatir a los hermanos Kouachi y a Coulibaly para resolver la toma de rehenes. «No podía ser de otra forma», enfatizo, al tiempo que calificó de «héroes» a los agentes que participaron en las acciones.

Concluidas las operaciones policiales, el presidente de Francia, François Hollande, se dirigió a la nación, a quien pidió ser «implacable con el racismo y con el anrtisemitismo». Al tiempo, llamó a todos los ciudadanos a participar en la manifestación de repulsa convocada para el próximo domingo con el objetivo de escenificar la «unidad nacional».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar