La llegada del 4G provoca el cambio de frecuencias

tdt5 dividendo

Contenidos anteriores

 

El espectro radioeléctrico es un recurso fundamental para la prestación de una amplia gama de servicios y cada vez tiene una relevancia mayor en la economía y en la vida de los ciudadanos. A los servicios de radiodifusión, se ha unido la explosión de los servicios de telefonía móvil, a la que le siguen ahora las extraordinarias cifras de crecimiento de las comunicaciones móviles de datos (Internet móvil) y las comunicaciones entre máquinas, que multiplicarán por diez los terminales móviles conectados.

 

Dividendo digital_4

Para que ese escenario pueda hacerse realidad en un periodo de tiempo razonablemente breve, es necesario poner a disposición de los operadores de telecomunicaciones una ampliación de la capacidad de espectro que vienen utilizando hasta ahora, y llevar a cabo las actuaciones necesarias para hacer un uso más eficiente de las bandas de frecuencias, que, sin perturbar la normal prestación de los servicios de televisión, facilite el acomodo de las nuevas necesidades de despliegue de infraestructuras, especialmente la prestación de servicios de banda ancha en movilidad.

La Agenda Digital Europea identifica claramente este sector como uno de los que más contribuirán al crecimiento económico de la Unión Europea y precisamente la adecuada planificación y uso del dominio público radioeléctrico constituye uno de los ejes estratégicos en los que se basa para contribuir al crecimiento y al desarrollo económico.

REFORMA DEL ESPECTRO RADIOELÉCTRICO

Para poder ampliar la disposición de espectro radioeléctrico por los operadores de telecomunicaciones, la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones, de noviembre de 2007, acordó atribuir la banda de 790-862 MHz, que hasta esa fecha estaba reservada para los servicios de televisión, a los servicios de comunicaciones electrónicas, en lo que se ha venido a denominar Dividendo Digital, ya que esta actuación sólo es posible tras el cese total de las emisiones analógicas de televisión y por la mayor eficiencia de la señal digital, que puede llegar a ser seis veces superior a la analógica, todo ello propiciado por las nuevas tecnologías de compresión digital que permiten liberar parte del espectro de frecuencias.

España culminó con éxito la transición a la Televisión Digital Terrestre (TDT) con el cese de las emisiones analógicas el 3de abril de 2010, en un escenario extraordinariamente complejo debido al elevado número de canales de televisión que se ofrecen a los ciudadanos y a la cobertura casi completa del territorio mediante recepción terrestre, lo que configura un caso sin igual en los países de nuestro entorno.

En España, el primer Plan Técnico Nacional de la TDT data del año 1998, y la necesaria coexistencia durante un largo periodo de tiempo de las emisiones de televisión en analógico y digital obligó a la utilización de los canales que hoy forman parte del Dividendo Digital. En aquella fecha no estaba prevista la utilización de esa capacidad de espectro para otras aplicaciones distintas de los servicios de radiodifusión.

CUARTA GENERACIÓN DE TELEFONÍA MÓVIL

El Dividendo Digital brinda la oportunidad de introducir la 4ª Generación de telefonía móvil (LTE), así como asegurar la cobertura de la banda ancha móvil ultrarrápida al 98% de la población, facilitando el cumplimiento de los objetivos de la Agenda Digital para Europa y contribuyendo decididamente a reducir la brecha digital

Bien al contrario, la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) tenía reservada y destinada la banda conocida como “banda 800 MHz”, además de al servicio fijo, para el desarrollo de la televisión digital terrestre, de manera que se pudiera aumentar el número de programas disponibles.

La evolución tecnológica y de los mercados de comunicaciones electrónicas durante los últimos años ha ido aumentando la percepción del valor estratégico de las tecnologías y servicios de comunicaciones electrónicas inalámbricas como motor de la innovación tecnológica, y se ha reconocido su papel esencial para conseguir mejoras de productividad y de crecimiento, así como reducción de costes en la economía global.

La Comisión Europea puso de manifiesto las posibilidades y la enorme rentabilidad, tanto económica como en términos de innovación y crecimiento, que podían ofrecer para Europa las franjas del espectro que el apagado analógico permitía liberar si se dedicaban a la prestación de servicios avanzados de comunicaciones electrónicas (de ahí la noción de “dividendo”), por lo que, siguiendo las propuestas de la Comisión Europea y las Decisiones adoptadas en otros Estados Miembros, en mayo de 2009, menos de un año antes de la fecha límite para completar el llamado “apagón analógico”, España anunció la reserva de la banda de los 790 a 862 MHz para servicios de comunicaciones electrónicas.

A DISPOSICIÓN DE LAS COMUNICACIONES MÓVILES

A ese efecto, el Real Decreto 458/2011, de 1 de abril, sobre actuaciones en materia de espectro radioeléctrico para el desarrollo de la sociedad digital, establece los procedimientos mediante los que la banda 790 -862 MHz (el Dividendo Digital) se pone a disposición de los operadores para la prestación de servicios de comunicaciones móviles electrónicas, y la subasta celebrada durante el mes de julio ha otorgado los seis bloques de frecuencias en que se ha dividido esa banda a los operadores que han presentado las mayores pujas de cada bloque, de conformidad con lo establecido en la Orden ITC/1074/2011, de 28 de abril, por la que se aprueba el pliego de cláusulas administrativas particulares y prescripciones técnicas para el otorgamiento por subasta de las concesiones de uso privativo de dominio público radioeléctrico en las bandas de 800 MHz, 900 MHz y 2,6 GHz a las que se refiere el apartado 8 del artículo 7 y los artículos 6 y 7 del Real Decreto 458/2011

Hoy nadie discute la oportunidad que brinda la liberación del Dividendo Digital para, entre otras cosas, introducir la 4ª Generación de telefonía móvil (LTE), así como asegurar la cobertura de la banda ancha móvil ultrarrápida al 98% de la población. De esta manera se facilitará el cumplimiento de los objetivos de la Agenda Digital para Europa (velocidades de 30 Mbps) antes de 2020 y se contribuirá decididamente a reducir la brecha digital.

Dividendo digital_21

 

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar