La confrontación entre dos grupos de gitanos sume a Tui en la inseguridad

Xitanos_comunidade xitana Tui

La Corporación Municipal del Ayuntamiento de Tui, en Pontevedra, ha acordado en la junta de portavoces de este viernes instar a la Fiscalía Superior de Galicia a que abra un procedimiento por vía penal para resolver el conflicto entre ciudadanos de etnia gitana y «devolver y asegurar la convivencia ciudadana» en la localidad.

En un comunicado el Consistorio ha justificado esta decisión en que, «transcurrido el plazo» dado por la Fiscalía para una solución «consensuada y pacífica», «no sólo no se logró un acuerdo, sino que se multiplicaron las diferencias hasta el punto de que la convivencia se hizo insostenible en la ciudad».

«El problema sigue sin solucionarse y estas familias de vendedores ambulantes –zamoranos y castellanos– se sienten objetivamente intimidadas y privadas de ejercer sus más elementales derechos», ha comentado la corporación en relación al supuesto destierro de unas 400 personas de las localidades de O Porriño y Tui, cuyos hijos no acudieron durante días al colegio.

Asimismo, ha aseverado que hay un «malestar» en la ciudadanía «derivado de la inseguridad», por lo que también han acordado convocar una reunión extraordinaria de la junta local de seguridad, y ha insistido en la necesidad de «asegurar los derechos de residencia, empleo y libertad de un centenar de familias de etnia gitana y de los demás vecinos».

Estas familias habían sido supuestamente ‘desterradas’ por el consejo de ancianos de la Sociedad Gitana gallega por considerarlos «traidores», al no apoyar el boicot que estaban promoviendo contra un mercadillo semanal en Tui, y regresaron días después a sus hogares. Días más tarde, la Fiscalía llamó a declarar a Sinaí Giménez, tras lo que dejó un tiempo para que los implicados en el conflicto llegasen a una solución «consensuada».

A raíz de ello, la Sociedad Gitana en Galicia convocó a los Consejos de Ancianos con el fin de alcanzar «una solución definitiva» entre gitanos castellanos y gallegos. Después de estas negociaciones, Giménez ha asegurado a Europa Press que el conflicto se ha «arreglado», mientras que el presidente de la Asociación de Vendedores Ambulantes y Autónomos de Galicia, Francisco Romero Alvite, lo ha negado rotundamente.

GITANOS GALLEGOS

Sinaí Giménez ha comunicado a Europa Press que, por parte de los gitanos gallegos, dan por concluido el conflicto que, ha dicho, «fue mediático pero no real. Una maniobra para desviar la atención sobre el mercadillo de la frontera».

Así, ha vuelto a insistir en que esta problemática tiene su origen en el «malestar» entre vendedores ambulantes de etnia gitana tras la suspensión del conocido como mercadillo de la frontera en Tui, cuando un grupo de feriantes, encabezados por la asociación Sociedad Gitana y la ‘familia real’ de esta etnia (cuya cabeza visible es Sinaí Giménez) inició protestas y un boicot al mercadillo alternativo, mientras otros gitanos se mostraron reacios a secundar dicho boicot.

De esta forma, Sinaí Giménez ha arremetido contra la corporación de Tui, a la que ha acusado de discriminar a la etnia gitana y a los vendedores ambulantes, y de hacerles perder «derechos fundamentales, como es el puesto de trabajo». «Quien ha creado este conflicto son ellos mismos. Les gusta utilizar la táctica de ‘divide y vencerás’, con lo que ha creado un malestar generalizado», ha criticado.

A pesar de ello, ha asegurado que, tras celebrar los Consejos de Ancianos, «todo se ha aclarado», y ya algunos gitanos «se han reincorporado» a los mercadillos y otros están «llamando» a la Cooperativa. «Yo creo que las cosas se están arreglando», ha mantenido.

Giménez ha explicado que los vendedores ambulantes que deseen reincorporarse podrán hacerlo, y que los que quieran licencia individual tendrán que conseguirla «fuera de la Cooperativa». En todo caso, ha incidido en que «los puestos de la Cooperativa seguirán siendo de la Cooperativa, y los demás tendrán que solicitar puestos igual que los demás ciudadanos, sin ningún tipo de privilegio ni beneficio por ser excooperativistas».

Además, ha subrayado que «los niños tienen y deben ir al colegio sin ningún tipo problema» y que «no hay ni habrá ningún destierro». Sobre ello, ha agregado que «no ha existido ni existirá» tal destierro, que «nunca» hubo ninguna prohibición para que los niños fueran a clase y que tampoco «se hizo maniobras para que pudieran coger miedo» los gitanos zamoranos.

SIN AVANCES

En oposición, Francisco Romero Alvite, ha insistido en que en las negociaciones no ha habido «avance ninguno» y, de hecho, ha recordado que hace sólo unos días tres gitanos zamoranos «fueron atacados cuando salían de un supermercado». «Lo único que hace es confirmar que el miedo a ser agredido es real. Están encerrados por miedo», ha sostenido.

Por ello, ha remarcado que «cada día –se hace– más necesaria una autoridad administrativa o policial que rompa eso», y ha simplificado las necesidades de los zamoranos en que «las víctimas no –tienen– por qué vivir con miedo en un estado democrático» y que «si alguien pretende imponer el temor habrá que tratarlo como terrorista».

Así las cosas, ha comentado que «conseguir orden judicial de Galicia para este plan, podría ser el primer paso efectivo», donde ha propuesto que se expulse de la comunidad gallega a los gitanos gallegos para que «pueda volver la paz».

«La Xunta debe de romper un silencio que parece cómplice ejerciendo de acusación particular en la defensa de los derechos de todas las personas que vivimos en Galicia y, en este caso, de esta gente que fue expulsada», ha apostillado Alvite, que ha recordado «el drama que empezó hace dos meses» para estas familias mientras que la Xunta ha mantenido la «cabeza agachada esperando que pase algo».

Finalmente, en lo relativo a la petición del Ayuntamiento, el presidente de la Asociación de Vendedores Ambulantes y Autónomos de Galicia, ha dicho que «confirma –su– petición», puesto que, aunque «se puede intentar un arreglo pacífico, paralelamente hay que ir por vía penal» y ha vuelto a abogar porque de este conflicto surjan «culpables y condenas, porque es la garantía de que no se vuelva a repetir».

CARITAS

Por otra parte, la Confederación Española de la Asamblea Nacional del Pueblo Gitano ha denunciado que las discriminación de Cáritas A Coruña a los gitanos es «una práctica normal y habitual». «Sin querer, el racismo y la discriminación sale a la luz especialmente en Galicia», ha señalado.

«Que Cáritas rectifique no es lo que más nos importa, lo que más nos importa son las prácticas xonófobas y racistas, que ya son normales», ha censurado.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar