Aduanas vigiló a Orozco por blanqueo de capitales

Orozco_pleno Lugo

Vigilancia Aduanera investigó en octubre de 2013 al alcalde de Lugo, el socialista José Clemente López Orozco, así como a su mujer e hijas por un delito de blanqueo de capitales, derivado de un delito del cohecho por el que está imputado el regidor, según figura en la nueva entrega de la Operación Pokémon sobre la que se ha levantado el secreto de sumario y a la que ha tenido acceso Europa Press.

Así, para Vigilancia Aduanera «existen indicios racionales más que suficientes para considerar» que el alcalde de Lugo, José Clemente López Orozco, «habría colaborado de forma activa» con Vendex en la obtención por parte de este grupo empresarial del contrato de la ORA y en la futura ampliación del mismo en el Ayuntamiento de Lugo.

En concreto, se señala al regidor como receptor de envíos de dinero en el marco de un plan organizado por la cabeza visible del Grupo Vendex, Gervasio Rolando Rodríguez Acosta, que pagaba sobornos a través de sus delegados provinciales –mediante envíos de Seur con billetes en prensa deportiva– a funcionarios y políticos para conseguir contratas y adjudicaciones.

De tal forma, se apunta a una supuesta adjudicación irregular a la empresa Cechalva del servicio de la grúa en el año 2005, que «conllevarían como contraprestación el pago periódico de cantidades de dinero y posible entrega de regalos a funcionarios o altos cargos públicos del Ayuntamiento de Lugo entre los cuales pudieran estar, entre otros, el entonces concejal Francisco Fernández Liñares y el alcalde de Lugo, José Clemente López Orozco».

En base a lo que apunta Vigilancia Aduanera en su informe, «como consecuencia de lo anterior» se decide investigar a la mujer del alcalde de Lugo, M.A.C.P; y a sus hijas, M.A.L.P. y B.L.P., por un supuesto delito de blanqueo de capitales, derivado del supuesto cohecho de López Orozco en la Operación Pokémon, que también declaró ante Pilar de Lara imputado por tráfico de influencias.

Así, en el informe de la investigación económica y patrimonial realizado por Vigilancia Aduanera, tanto Orozco como su mujer figuran como titulares de tres plazas de garaje y una vivienda en Sanxenxo (Pontevedra); así como de otras tres plazas de garaje en Lugo. Por su parte, una de las hijas del matrimonio, M.A.L.P., figura como titular de una casa en Valdoviño; mientras que no consta ningún inmueble propiedad de la otra hija de la pareja.

Las compraventas de los garajes y vivienda en Sanxenxo de Orozco y su mujer se realizaron entre 1981 y 2006; mientras que la compraventa del inmueble de la que es titular una de sus hijas tuvo lugar en 2010 –un casa de labranza en Valdoviño de 180 metros cuadrados construidos con una finca de más de 1.000 metros cuadrados–.

Asimismo, en este informe figura documentación sobre una cuenta bancaria del Ayuntamiento de Lugo de la que López Orozco figura como apoderado con transferencias de diferentes días.

 

Orozco asegura que él pidió la investigación de su patrimonio

   El alcalde de Lugo, el socialista Xosé Clemente López Orozco, ha asegurado que fue él mismo quien solicitó que su patrimonio y el de su familia fuese investigado y ha subrayado que las pesquisas de Vigilancia Aduanera «acreditaron la exactitud» de su declaración ante la jueza instructora de la Operación Pokémon, Pilar de Lara.

Después de trascender que Vigilancia Aduanera investigó en octubre de 2013 al alcalde de Lugo, así como a su mujer e hijas por un delito de blanqueo de capitales, Orozco ha emitido un comunicado en el que afirma que su patrimonio y el de su familia «fue investigado» a petición de él mismo, que «se presentó voluntariamente en su día en el juzgado para declarar y entregar sus cuentas bancarias con todos los movimientos registrados en las mismas desde antes de acceder a la Alcaldía de Lugo».

«Como no puede ser de otra forma, las investigaciones de Vigilancia Aduanera acreditaron la exactitud de la declaración hecha por el alcalde ante la jueza respecto de su patrimonio», afirma Orozco, quien indica que en su testimonio ante la instructora dio cuenta del patrimonio de una de sus hijas, ingeniera de profesión, «que lleva una década de ejercicio profesional, lo que le permitió adquirir una vivienda para la que contrajo una hipoteca».

Agrega que su patrimonio está «en régimen de gananciales» con su esposa y subraya que es «fruto de toda una vida de trabajo de él y de su mujer, que durante más de 40 años ejercieron la docencia», en el caso de Orozco como catedrático de Filosofía.

El regidor de Lugo desde julio de 1999 afirma que los rendimientos de su vida laboral fueron los que le permitieron adquirir un piso en Lugo en el año 1981 y un apartamento en Sanxenxo (Pontevedra) en 1998.

En ese comunicado, Orozco también recuerda que todas sus propiedades son públicas y figuran en el Registro de Intereses del Ayuntamiento de Lugo, al que se puede acceder a través de la web municipal.

Finalmente, Orozco insiste en proclamar su «completa inocencia» porque  afirma que «nunca cometió ningún acto delictivo». «La figura de José López Orozco quedará limpia de toda sospecha, ya que nadie puede demostrar hechos inexistentes», concluye el comunicado.

Un exempleado de una constructora declaró en contra

   Un extrabajador de la constructora Taboada y Ramos asegura que el alcalde de Lugo, José Clemente López Orozco, intermediaba para que esta empresa realizase obras para el Ayuntamiento de Lugo, el Ministerio de Fomento y la Diputación de Lugo, de forma que «ayudaba» al dueño de Taboada y Ramos, Manuel Taboada, aunque desconoce «en qué grado».

Este extrabajador realizó una comparecencia voluntaria, en abril de 2013, ante la Policía Judicial de la Guardia Civil, que se desplazó hasta Lalín (Pontevedra) «siguiendo instrucciones del Juzgado número uno de Lugo» para tomarle la declaración que fue incorporada al sumario de la Operación Pokémon, en concreto a la documentación entregada este martes a las partes, a la que ha tenido acceso Europa Press.

«Orozco intermediaba con Pepe Blanco sobre todo para las obras de Fomento, así como con la Diputación», asegura este hombre que asegura haber trabajado como jefe de obra de Taboada y Ramos entre el año 2000 y 2012. En 2012, después de negarse a irse a trabajar a Perú como le pedía la empresa, sufrió una rebaja del 40% de su salario, tras lo que decidió rescindir su contrato con la empresa.

En su declaración explica que tres años después de llegar a la empresa se encargó de las obras relativas a Lugo ciudad, porque la compañía había despedido al anterior encargado, ya que «cobraba comisiones a los subcontratistas y proveedores», señala el acta de la Policía Judicial en base al relato del testigo.

Así, indica que desde que se puso al frente de las obras en Lugo, se hicieron al menos 40 calles, el campo de fútbol de As Gándaras, pavimentaciones de zonas del rural de Lugo o viales del polígono de O Ceao, entre otras actuaciones, para lo cual aporta documentación de obras realizadas tanto para el Ayuntamiento como para el Ministerio de Fomento.

Este jefe de obra que dejó de trabajar en 2012 para Taboada y Ramos señala que tenía «muy buena relación» con el alcalde de Lugo, José Clemente López Orozco, –siempre en base a la declaración que recoge el acta de comparecencia voluntaria ante la Policía Judicial– y conocía que el propio Orozco «ayudaba» al dueño de la empresa, Taboada y Ramos, Manuel Taboada «a conseguir obras».

En concreto, cuando Taboada y Ramos estaba entre las mejores ofertas económicas en un concurso «es cuando Manuel Taboada hablaba con el alcalde para que éste intermediaria y así quedarse con la obra», en conversaciones en los que no había nadie más, pues Taboada «siempre quería ir él solo».

Preguntado si alguna vez escuchó o presenció pago de comisiones de Manuel Taboada al alcalde, este jefe de obra dice que no, pero que «sí escuchó que tanto Manuel Taboada como Asogal (Construcciones) colaboraban» en la celebración de eventos como la vuelta ciclista a Lugo, el Arde Lucus o las fiestas de San Froilán.

Asimismo, asegura que estuvo en una reunión sobre el Plan E en el despacho del concejal de Infraestructuras y Obras de Lugo, José Piñeiro, en donde el edil «decía que a las empresas que trabajaban en Lugo les quería dar obras, diciendo más o menos la cantidad de obras que le iba a dar a cada uno», y que iba a «ayudar» porque «estaba contento con las empresas que estaban trabajando para el Ayuntamiento», mientras que «muchas obras eran de adjudicación directa».

En base al testimonio de este jefe de obra de Taboada y Ramos, en esa reunión estuvieron presentes representantes de empresas más grandes como Asogal, Sanle y la propia Taboada y Ramos, tras lo que hubo una segunda reunión con empresas más pequeñas como Asogal. Además, sostiene que Piñeiro «presionaba mucho» al ingeniero municipal porque quería que se dieran más adjudicaciones a Asogal.

Cuestionado sobre si en alguna ocasión el alcalde u otros concejales le pidieron que contratara gente para hacer las obras, este jefe de obra responde que así fue en el Plan E, que les pidieron «el alcalde y Piñeiro que contrataran a alguna gente, sobre todo obreros que debían conocerlos», aunque «no era frecuente, pero sí en casos puntuales».

A esto añade que el día a día de las obras lo mantenía con Piñeiro más que con Orozco, y que Piñeiro ponía reparos si Taboada y Ramos no trabaja con Calfensa.

Además, cree que el Ayuntamiento de Lugo adjudicaba más obras a Asogal que a Taboada y Ramos, porque «la colaboración entre Asogal y el Ayuntamiento era mayor», según la transcripción policial del relato realizado de forma voluntaria en abril de 2013.

Imprimir

 

 

 

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar