30 euros, máximo para admitir regalos de cortesía en la Diputación de Ourense

El comité de ética de la Diputación de Ourense ha acordado fijar en 30 euros el valor máximo para admitir regalos de cortesía, contabilizando todos los procedentes de un mismo emisor, mientras que los que superen ese valor deben ser devueltos o destinados a fines sociales.

El presidente del comité de ética es el abogado de Ourense Miguel González Trigás, designado por el Colegio Profesional de Abogados de la provincia para ocupar uno de los cuatro puestos previstos en el comité que seguirá el cumplimiento del código ético institucional, aprobado en abril de 2014 y aplicable a funcionarios y cargos públicos.

Los demás integrantes son un representante del Colegio Provincial de Secretarios e Interventores, en este caso su presidente Jesús Blanco Eiró, otro de la Universidade de Vigo, que es Antonio González Fernández, y uno más en representación del organismo Transparencia Internacional, y profesor universitario Enrique José Varela Álvarez. El único integrante directamente relacionado con la Diputación es un funcionario con labor de secretario que tendrá voz pero no voto en las sesiones.

González Trigás explicó a Europa Press que tras la reunión constitutiva después del verano, la primera sesión del comité se celebró en este mes de diciembre, «con poco trabajo», pues se debatió sobre tres temas «que en realidad estaban resueltos, antes de llegar al comité».

Detalló que se trató de dos escritos sobre regalos recibidos, «pero que ya fueron donados inmediatamente a un asilo» y de un tercer escrito sobre hechos anteriores a la existencia del comité. En ese sentido, los vigilantes del cumplimiento del código ético sí decidieron un «protocolo» de actuación para los escritos y comunicaciones que les lleguen.

PRESIDENTE SIN VOTO DE CALIDAD

En ese sentido, la primera reunión sirvió, entre otras cuestiones, para acordar un valor máximo para los regalos de cortesía, detalle que quedó englobado en la frase «tolerancia cero con los regalos», pronunciada por el presidente de la Diputación, Manuel Baltar, en su propuesta de código ético que fue aprobado en abril en la institución provincial.

Así, siguiendo los criterios de Transparencia Internacional, según Trigás, el comité acordó poner 30 euros como valor máximo para regalos admisibles, contabilizando los procedentes de un mismo emisor. También acordaron que en las votaciones futuras, el presidente no tendrá voto de calidad.

Fruto de otro de sus acuerdos, los cuatro integrantes del comité están elaborando una guía de preguntas y respuestas «habituales» en relación con su cometido, que darán a conocer por la vía que le dé más difusión, cuando la tengan concluida.

«El camino está por hacer y se debatirá todo cuando llegue al comité, teniendo en cuenta que no somos una instancia administrativa y que los defectos del funcionamiento normal de la Diputación deberán denunciarse en otra vía, pero atenderemos a todos los posibles afectados por decisiones institucionales y a trabajadores y políticos que nos traigan temas para analizar», explicó.

La previsión es que las reuniones sean trimestrales, en ningún caso menos de dos al año y «siempre que un tema lo requiera», subrayó. La elección de Trigás para presidir el órgano de seguimiento se basó en su veteranía y se prolongará los próximos cinco años, no prorrogables.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar