Los votos del partido del Gobierno aprueban los Presupuestos de 2015

Los presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2015, que alcanzan los 8.436 millones tras subir un 0,5% respecto a los de 2014, han sido aprobados este martes en el pleno del Parlamento gallego con los únicos votos a favor del grupo mayoritario del Partido Popular y sin incorporar ninguna de las 1.269 enmiendas que defendió la oposición.

En una intervención previa a la votación definitiva, la conselleira de Facenda, Elena Muñoz, ha proclamado que «el trabajo» del Gobierno gallego «no acabará» hasta que la recuperación «se traslade a todos y cada uno de los gallegos», objetivo en el que, ha subrayado, se enmarcan estas cuentas.

PSdeG, AGE, BNG y grupo mixto, por su parte, han votado en contra de un texto, que, según denunciaron sus portavoces durante el debate que comenzó este lunes y ha finalizado este martes, augura «más pobreza y desigualdad» para la población gallega el próximo año, en un escenario económico que ven lejos de la recuperación.

Finalmente, el documento no ha incluido ningún cambio, tras el debate de un total de 1.269 enmiendas de PSOE, Alternativa y Bloque, 115 de ellas al articulado y 1.148 a los estados de gasto, por secciones –las del grupo mixto decayeron al darlas por defendidas en comisión–.

Previamente, en dicha comisión de economía, solo se había incorporado al dictamen una transacción entre una enmienda del PSdeG y otra del PPdeG relativa a las jornadas de descanso de los trabajadores del servicio público de defensa contra incendios forestales.

El grupo popular aprobará también martes, en el pleno ordinario, el dictamen relativo a la ley de medidas fiscales y administrativas que acompaña a los presupuestos, que incluye cuestiones como la modificación del contrato de la autovía de la Costa da Morte o la creación de un nuevo impuesto ambiental a la actividad minera.

«CAMBIO DE TENDENCIA EVIDENTE»

Tras una jornada y media de debate en el que ha la controversia de fondo ha girado sobre si la crisis ha acabado o no, la titular de Facenda, departamento responsable de elaborar los presupuestos de la comunidad autónoma, ha tomado la palabra segundos antes de la aprobación definitiva de los mismos para reivindicar que es «evidente» que existe un «cambio de tendencia» en la economía.

Así, ha recordado que cuando salieron adelante las cuentas de 2014 Galicia estaba en recesión, situación que ya ha abandonado, además de reducir en 22.200 personas el número de parados desde entonces. «El escenario cambió», ha enfatizado.

Y «ahora», según se ha marcado como «reto» Muñoz, lo que pretende la Xunta es «consolidar ese cambio de tendencia», para lo que ha visto «pieza fundamental» el presupuesto autonómico y «seguir trabajando contra el fraude fiscal», para garantizar los servicios sociales, la educación y la sanidad públicos y el apoyo a las empresas gallegas.

PSdeG ACUSA A LOS POPULARES DE «DESPRECIO»

Por su parte, el portavoz parlamentario del PSdeG, José Luis Méndez Romeu, ha acusado a los populares de un «total desprecio» al esfuerzo de la oposición, al criticar que «no quisieron cambiar ni una coma» del documento.

«El descrédito de la vida pública ya es suficiente y esto no hace más que reforzarlo», ha avisado el socialista en el último turno de intervenciones, el de defensa de las enmiendas al artículo 2 (de cuantía global del presupuesto), y después de que este martes se abordasen las tres últimas áreas que quedaron pendientes el lunes (Traballo e Benestar, Medio Rural e Mar y diversas consellerías).

AGE CENSURA LAS POLÍTICAS «AUSTERICIDAS»

También en la exposición de sus enmiendas, el diputado Xabier Ron, de AGE, ha avisado sobre la «involución» que en su opinión introducen estos presupuestos, «que no permiten –ha dicho– salir de la crisis ni afortalar el carácter social». «Siguen el sendero de las políticas austericidas y de recortes», ha apostillado.

En este sentido, ha atribuido al PP un documento que ahonda en la consecución de «menos derechos, menos servicios públicos y menos protección social» para la ciudadanía.

BNG HABLA DE «ARROGANCIA» Y «RECORTES»

En este turno final del pleno, el portavoz del BNG en el Pazo do Hórreo, Francisco Jorquera, ha criticado las «muestras de arrogancia y falta total de respeto al Parlamento» del grupo popular, después de dos meses de tramitación en los que, de forma paralela, el Ejecutivo ha aprobado una ley de empleo público en lo que considera una política «de apariencias, simulación y sustitución de al realidad por la propaganda».

En este escenario, ha lamentado que el PPdeG «sigue apostando por una estrategia basada en recortes» en servicios sociales «y de devaluación salarial», sin inversión en sectores productivos y que «dificulta la recuperación».

GRUPO MIXTO: «UN NUEVO AÑO PERDIDO»

Consuelo Martínez ha tomado la palabra por parte del grupo mixto para censurar lo que observa como «un nuevo año perdido» para luchar contra la crisis.

Asimismo, ha reprobado el tiempo empleado para tramitar las cuentas, por el resultado, sin la aceptación de enmienda alguna de la oposición.

PP VALORA UN GOBIERNO «QUE DA ESTABILIDAD»

Frente a esto, el portavoz de los populares gallegos en la Cámara ha defendido la actuación de un «gobierno autónomo que da estabilidad financiera y estabilidad política» a Galicia, al tiempo que se erige, a su juicio, en «garantía de la sostenibilidad del estado de bienestar».

«Por eso estos presupuestos cuentan con el apoyo del grupo mayoritario», ha resaltado, después de reprender a los grupos de la oposición por haber votado ellos también en bloque en contra de los presupuestos por secciones. «Serían más coherentes si hubieran apoyado alguna sección», les ha dicho sobre sus críticas a la falta de incorporación de enmiendas, haciendo referencia a apartados concretos como el instituto de medicina genómica, el consorcio contra incendios de A Limia y la CRTVG.

«¿QUÉ TENDRÁ LA SOCIALDEMOCRACIA?»

Además, Puy ha considerado «valioso» el debate durante estos dos meses debido a la reflexión sobre la política fiscal y la necesidad o no de reformas, extremo en el que ha aludido a los socialistas franceses y ha censurado al PSdeG por «estar claramente en contra» de las mencionadas reformas, al votar «sistemáticamente con la izquierda rupturista». De este modo, ha rechazado la «retórica populista» en reivindicación de la responsabilidad de gobierno.

Méndez Romeu le ha replicado a este punto preguntándose «qué tendrá la socialdemocracia para que sea objeto de deseo» de rupturistas y PP, antes de insistir en que su grupo buscó acuerdos pero «600 veces» el PP «rechazó cualquier acuerdo».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar