Navantia Fene inicia la construcción del BAM para la Armada Española

Navantia Ferrol_grúas

   Las instalaciones de Navantia Fene han acogido este viernes, minutos más tarde de las 13,00 horas, el inicio de la construcción de uno de los dos BAM, Buque de Acción Marítima, que la empresa naval pública va a realizar durante los próximos meses para la Armada Española.

Previamente, el presidente de Navantia, José Manuel Revuelta, se había desplazado hasta la sede del Ministerio de Defensa, en Madrid, en donde procedió a la firma de la orden de ejecución, un contrato que por parte de este departamento formalizó el director general de Armamento y Material, general de División Juan Manuel García Montaño.

Al mismo tiempo que se producía el inicio del corte de chapa para este buque militar en el astillero de la Ría de Ferrol, también se realizaba en las instalaciones de la Bahía de Cádiz un acto similar, ya que Navantia será la encargada de construir dos unidades gemelas, una en los astilleros del Norte y otra en los del Sur.

Los trabajos iniciados este viernes han consistido en el corte del acero con el que se elaborará el bloque 3011, que correspondiente a la quilla y que tendrá una vez elaborado un peso de 67 toneladas.

CARACTERÍSTICAS

El BAM es un buque de tamaño moderado, altas prestaciones, gran versatilidad en cuanto a misiones, alto nivel de operatividad con otros buques de la Armada y coste de adquisición y ciclo de vida reducido, según han explicado.

Según el proyecto, cumplirán con la actual normativa de protección medioambiental, con motores propulsores, auxiliares y de emergencia de última tecnología, así como la planta TAR de tratamiento de aguas residuales.

También incorporará mejoras encaminadas a la disminución del peso, nuevos equipos para hacer más cómoda y adecuada la convivencia de la dotación mayor y la aplicación de la normativa actualizada sobre prevención y seguridad operativa.

Una vez construidos estos dos buques vendrán a completar la serie BAM, cuya primera fase significó la construcción de cuatro unidades, que ya están operativas y de cuya materialización se encargaron los astilleros de Cádiz. Las unidades cuya elaboración se ha iniciado este viernes está previsto que estén plenamente operativas en el año 2018.

Este contrato, según indica Navantia, tiene un importe de 333,48 millones de euros y supone 2,2 millones de horas de trabajo tanto para la plantilla propia como para la industria auxiliar.

Fue el Consejo de Ministros del pasado 1 de agosto el que autorizó la partida presupuestaria para ambos barcos, que, posteriormente, se actualizó mediante un convenio entre Navantia y Defensa, y por último este viernes se ha firmado la orden de ejecución y se han iniciado los trabajos.

COMITÉ DE EMPRESA

Mientras, el comité de empresa de Navantia Ferrol ha mostrado su rechazo, a través de un comunicado, a las críticas realizadas el jueves por la dirección de la compañía después de que los integrantes del colectivo que representa a los trabajadores impidiera a estos acceder a sus puestos de trabajo, al colocarse en los accesos y denegarles la entrada al interior del recinto.

Los representantes sindicales acusan a la actual dirección de una
«organización ineficaz», en donde se aparta de la «toma de decisiones» importantes a los «conocedores de la actividad», además de una «subcontratación fallida» tanto en el diseño como en la producción, y que es, además, incapacidad de conseguir carga de trabajo y de gestionar «la poca» que tienen.

Además, reprochan también a la dirección no haber trasladado a día de hoy una propuesta de calendario laboral para el próximo año 2015, además de negar las becas y poner trabas para poder disfrutar de otros derechos sociales «históricos», según sostienen, sobre todo de licencia retribuidas.

También le acusan de incumplir los compromisos sobre frecuencias de limpieza e incremento en las labores de vigilancia y seguridad, además de no velar por las condiciones de los trabajadores de las compañías auxiliares que allí trabajan. Además, piden que la dirección «abandone» la vía de la amenaza y de «esconder la cabeza» en las que son sus responsabilidades.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar