Los hombres gallegos, entre los que peor duermen

 

   Alrededor del 38 por ciento de los gallegos, por encima de la media nacional y de las mujeres de Galicia, afirman dormir «mal o regular,» según una encuesta realizada por el Centro de Investigación sobre Fitoterapia (Infito) en esta comunidad, que revela que se incluyen entre los que peor duermen de España.

Insomnio   También son ellos, más que ellas, quienes más han tomado tranquilizantes o somníferos de origen sintético en el último año para conciliar el sueño, según el trabajo de Infito.

Infito, junto con el Colegio Oficial de Farmacéuticos de A Coruña, ha iniciado una campaña informativa para ofrecer consejos sobre «cómo dormir de forma sana y natural», entre los que se encuentran no dormir siestas de larga duración, no realizar cenas copiosas y la toma de preparados farmacéuticos de plantas medicinales como la valeriana, la pasiflora o la amapola de California.

«Estas carecen de los efectos secundarios de los fármacos de síntesis», señala el doctor Rafael del Río, jefe de la Unidad de Sueño del Hospital Nuestra Señora de América de Madrid y somnólogo acreditado por la European Sleep Research Society (ESRS).

El 25 por ciento de los gallegos y el 19 por ciento de las gallegas afirman haber tomado tranquilizantes o somníferos para dormir bien en el último año, según los datos de la encuesta de Infito. De hecho, el consumo de hipnóticos y sedantes ha aumentado en los últimos años en la población como demuestra un informe publicado en enero por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, donde se observa un incremento del 81,8 por ciento entre 2000 y 2012, y el de ansiolíticos un 46,8 por ciento.

El uso principal a corto plazo es para tratar el insomnio, según añade. «La toma de estos fármacos debe ser intermitente y en ningún caso debe constituir el eje terapéutico principal. Éste debe ser de corte conductual y cognitivo, apoyado en técnicas de relajación, y dirigido por un especialista en Medicina del Sueño», advierte el doctor del Río.

EFECTOS SECUNDARIOS

Los efectos secundarios que este tipo de medicamentos pueden causar van desde la somnolencia diurna y el aturdimiento, a corto plazo, hasta problemas de tolerancia y adicción, si se toman de forma continuada, «que dificultan el control de los síntomas relacionados con el insomnio», comenta. Por eso es recomendable, según ha indicado, «la toma de preparados farmacéuticos de plantas medicinales ya que no tienen esos efectos adversos».

Las causas del insomnio suelen atribuirse «a factores estresantes, como los procedentes de la tensión de la vida social, la crisis económica, que está haciendo aumentar la prevalencia de este trastorno en nuestra sociedad», afirma el doctor del Río.

Además, pueden influir los cambios frecuentes de horarios por motivos laborales o inducidos por el comportamiento, así como el adelanto o retraso de la hora propios del otoño o la primavera, «que suelen afectar más a aquellas personas que acostumbran a tener problemas para conciliar el sueño», destaca. Los más importantes, resalta, «son los factores perpetuadores que pueden contribuir a su cronificación como el afrontamiento erróneo del problema, creencias equivocadas de cómo afrontarlo o el desarrollo de hábitos inadecuados».

Entre los preparados farmacéuticos de plantas medicinales que pueden ayudar a combatir el insomnio ocasional se encuentran la valeriana, la más utilizada en Galicia, «gracias a sus propiedades para calmar la ansiedad y el nerviosismo», señala Rosa Lorenzo, vocal de Plantas Medicinales del Colegio Oficial de Farmacéuticos de A Coruña.

Además, según ha añadido, están la pasiflora, «que se utiliza cuando los trastornos del sueño son causados por estrés o ansiedad y evita el despertar precoz» y la pavolina, «útil para ayudar a conciliar el sueño». Por su parte, el espino albar «ejerce una actividad sedante sobre el sistema nervioso central, aliviando el nerviosismo y la irritabilidad», afirma.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar