Santiago aprueba una rebaja en las ordenanzas fiscales

Pleno corporación municipal Santiago_alcalde Hernández

El pleno del Ayuntamiento de Santiago, en una sesión extraordinaria, ha aprobado este martes con los votos a favor de PP y PSOE y la abstención del BNG, la modificación de las ordenanzas fiscales para 2015, que incluyen una rebaja generalizada de impuestos.

Tras la celebración del pleno, el regidor, Agustín Hernández, ha agradecido la «voluntad de consenso de la oposición» y ha indicado que la aprobación inicial de las ordenanzas supone una «demostración de compromiso y trabajo conjunto».

Al mismo tiempo, Hernández ha anunciado la creación de una comisión técnica que estudiará durante el periodo de alegaciones las formuladas por los partidos de la oposición y no recogidas inicialmente en este plan. Tras un mes de exposición pública y alegaciones, las ordenanzas fiscales volverá a pleno para que la Corporación les dé el visto bueno en diciembre.

El concejal de Facenda, Ramón Quiroga, ha explicado durante el pleno los pormenores de esta ordenanza, que incluye 14 medidas destinadas a bajar los impuestos y disminuir la carga fiscal de los ciudadanos con actuaciones como la rebaja del IBI, bonificaciones, apoyo a sectores estratégicos o fomento del empleo, entre otras cuestiones.

En conjunto, las medidas supondrán un impacto económico positivo por importe de 5,5 millones de euros, lo que supondrá un ahorro medio por vecino de 60 euros.

IBI

Las ordenanzas fiscales del Ayuntamiento de Santiago para 2015 contemplan una bajada del tipo impositivo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), que pasará del 0,57 actual al 0,54 –era del 0,6 en 2013–.

La eliminación de la subida correspondiente de tasas, junto con la rebaja del tipo, supondrá para los vecinos un ahorro estimado de más de 9,5 millones de euros y situará el tipo impositivo en «mínimos históricos».

Por otra parte, durante dos años se reducirá el tipo vigente del impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras (ICIO), del 2 por ciento al 1,9 por ciento, algo que beneficiará a unas 1.200 solicitudes de licencia cada año.

También se bajará el impuesto de plusvalía por venta de inmuebles del 26 por ciento al 22 por ciento, algo que beneficiará a unas 4.000 liquidaciones al año, según los cálculos del consistorio.

IMPULSO DE SECTORES ESTRATÉGICOS

Por otra parte, el ayuntamiento pondrá en marcha iniciativas de fomento de «actividades de especial interés para la ciudad», como la enseñanza universitaria o el turismo.

En esta línea, habrá una bonificación del 50 por ciento en el recibo del IBI para los inmuebles declarados monumento histórico de interés cultural con actividad económica; y del 75 por ciento para inmuebles de organismos públicos de investigación y enseñanza universitaria.

A mayores, el consistorio tratará de impulsar el sector de la construcción y el inmobiliario. Para ello, los inmuebles que constituyan el objeto de la actividad de empresas de urbanización, construcción y promoción inmobiliaria tendrán una bonificación del 70 por ciento del recibo del IBI frente al 50 por ciento actual.

Además, las construcciones, instalaciones u obras que sean declaradas de interés o utilidad municipal tendrán una bonificación en el ICIO del 95 por ciento –frente al 30 por ciento actual– y las empresas que incrementen en sus plantillas los contratos indefinidos podrán obtener una bonificación en el Impuesto de Actividades Económicas de hasta el 45 por ciento.

Finalmente, un bloque dedicado a medidas sociales incluirá la prolongación tres años más –hasta ocho– de la bonificación del 25 por ciento del IBI para Viviendas de Protección Autonómica, el incremento del 10 por ciento en la bonificación del IBI para familias numerosas y entre un 5 por ciento y un 15 por ciento adicional de bonificación del IBI en los bienes inmuebles rurales que carezcan de servicios básicos.

FRACCIONAMIENTO Y PAGO

Para 2015, el Ayuntamiento de Santiago continuará con el pago fraccionado del IBI e igualará las fechas del pago voluntario con las del pago fraccionado.

En este sentido, el primer pago se hará el 5 de julio –frente al 5 de mayo de este año–, el segundo el 5 de septiembre –frente al 5 de agosto actual– y el último el 5 de noviembre.

Esto permitirá separar el pago de este impuesto de la tasa de vehículos, evitar el mes de agosto y situarlo en meses con «mayor capacidad económica».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar