El PP rechaza la supresión de las capillas de los hospitales

Parlamento de Galicia_Comisión de Sanidade

La reunión de la Comisión de Sanidade del Parlamento de Galicia concluyó  sin acuerdo alguno entre los grupos parlamentarios en asuntos como los servicios que presta la Iglesia católica en los centros hospitalarios.

A pesar de que alguno de los asuntos fue tratado con enmiendas del PPdeG, al no ser aceptadas, los populares votaron en contra de todas las iniciativas de la oposición, incluido un punto en el que se pedía  eliminar las capillas de los hospitales y suprimir las partidas destinadas a los curas que realizan labores espirituales en estos centros.

En el transcurso de la comisión se debatieron dos iniciativas relativas a Povisa, una de ellas defendida por la parlamentaria socialista Carmen Gallego, quien acusó a la Xunta de «no dar información» a la población adscrita a Povisa de que pueden cambiarse a un centro hospitalario público.

Además, los socialistas denuncian la «opacidad» en este proceso y advierten de que «no es materialmente posible» trasladar a toda la población a un hospital público, en cuyo caso «no sería necesario el recientemente renovado concierto con Povisa».

En esta línea, la parlamentaria del BNG Montse Prado, que también ha defendido otra propuesta, reclamó conocer los «términos» en que se firmó el nuevo convenio, y pidió votar este punto de su propuesta por separado con el fin de que los populares la apoyasen, pero votaron en contra.

 

CAPELLANES

Eva Solla, de AGE, ha expuesto una iniciativa con la que pretendía eliminar de los presupuestos de la Xunta los alrededor de 600.000 euros que se reservan al pago de capellanes en los centros del Sergas, algo que, según sus palabras, los convierte en «personal público».

Santalices rechazó esta visión y remarcó que las partidas se transferían a los obispados, que son los que se encargan de pagar la seguridad social y otras cotizaciones, pero la parlamentaria de AGE insistió en que el método en que se abona no era la cuestión, sino el hecho de «pagar con impuestos» lo que debe formar parte del «ámbito privado» de cada persona.

La parlamentaria nacionalista Montse Prado se preguntó, en este sentido y a modo de ironía, a «qué tasa de reposición» fueron sometidos los curas, dados los «recortes» en otros ámbitos, en que se «niega el pan y el agua».

Carmen Acuña, por su parte, ha censurado que mientras se «recorta en gasas», los presupuestos para pagar a los curas se mantienen , y ha denunciado que incluso formen parte del comité de ética de centros hospitalarios.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar