Anova se posiciona por pocos votos por un liderazgo compartido

Asamblea_congreso Anova_segundo_segunda
Anova-Irmandade Nacionalista ha dado este sábado los primeros pasos hacia un liderazgo compartido en las primeras votaciones de su II Asamblea Nacional, que está llamada a ser la que cierre el ciclo constituyente iniciado en el verano de 2012, después de que buena parte de los fundadores de esta organización con Xosé Manuel Beiras a la cabeza se escindieran del BNG.

Así, la actual dirección de Anova, con Martiño Noriega como uno de sus referentes, ha hecho prevalecer su postura para que la asamblea únicamente elija a los 75 miembros de la Coordinadora Nacional (el máximo órgano de decisión entre asambleas), de manera que ésta sea la que escoja, después, un portavoz o portavoces de toda la organización, propuesta que defiende el propio Beiras y que ha quedado explicitado como un acuerdo verbal en los primeros debates del plenario.

De esta manera, con 26 votos de diferencia, el reglamento y la forma de escoger la dirección se impuso frente a las enmiendas que apostaban por que fuese la asamblea la que escogiese al portavoz nacional, como ocurrió en la asamblea anterior a la presente y de la que salió líder Beiras.

El sistema de votación será por listas abiertas, eligiendo la asamblea un total de 75 nombres, mientras que las otras 30 personas que completarán la Coordinadora serán designadas en el ámbito territorial.

Los integrantes finales se incorporarán tras una corrección de género que se aplicará después de la elección, pese a que inicialmente había prosperado una enmienda que defendía que esa selección se hiciese directamente a la hora de señalar con la cruz a los candidatos. Sin embargo, pese a ganar la votación en primera instancia, no fue incorporada porque obtuvo menos votos de los que consiguió el sistema defendido por la dirección.

Martiño Noriega expuso los argumentos tanto a favor del sistema de listas abiertas con corrección de género postelectoral, como a favor del hecho de que fuese la coordinadora la que eligiese al portavoz nacional de la organización. Enfrente, se situó la postura del también teense Rafa Sisto, quien esgrimió sus argumentos para que fuese la asamblea la que llevase a cabo esta designación.

En su intervención, Sisto subrayó que lo que demandaba «no era un cambio de atribuciones del portavoz nacional», sino que toda la asamblea se pudiese pronunciar acerca de la persona que «mejor» representará el sentir de la organización.

Sisto remarcó que no se puede decir que, por el hecho de que lo elija la asamblea, el cargo tiene un cariz similar al de un secretario general de un partido clásico, pero Noriega ha insistido en «no darle un espacio diferenciado» al portavoz de la organización.

Asimismo, el alcalde de Teo ha afirmado la «voluntad de ir a una portavocía colegiada», cuyo número de personas estaría todavía por definir. En todo caso, esta cuestión quedó incluida como compromiso verbal, aunque organizativamente todavía habría que someterla a votación.

Por su parte, Iris Malvido, por la comarca de Vigo, defendió que cada militante eligiese directamente a igual número de hombres y mujeres en las listas, una enmienda que prosperó pero que no llegó a incluirse finalmente al no concitar más apoyos que el texto reglamentario original.
MOMENTOS DE TENSIÓN

El momento de mayor tensión de la jornada de la mañana se ha vivido al debatir la readmisión de la casi veintena de militantes que fueron expulsados de la comarca de Redondela en 2013, en la que surgieron voces que los increparon tildándoles de «vendidos» y con abucheos.

Finalmente, la votación se inclinó a favor del recurso que presentaron los expulsados, con 156 votos a favor y 107 en contra, con lo que mantendrán la militancia en Anova. Habían sido relegados por el comité de garantías de la anterior Comisión Permanente (el equivalente a una dirección de un partido clásico).

Por su parte, el veterano político Francisco Trigo ha amenazado con «impugnar» el resultado, por dejar votar a los militantes expulsados en su día y censuró que la militancia «no conoce el recurso» que presentaron los miembros que fueron relegados en su día por el comité de garantías y cuya readmisión defendió Rafa Balado.

Sin embargo, la dirección ha asegurado que sí existen estos recursos presentados ante la asamblea y ha defendido la legalidad del proceso. Al término de la mañana, Martiño Noriega calificó la jornada de la mañana del sábado como «intensa».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar