«La realidad actual da asco», asevera Jorquera

Jorquera_Parlamento_Debate Estado autonomía 2014
«La realidad actual da asco, pero no podemos huir de ella por escrúpulos inútiles, pues para modelar un pueblo de barro es forzoso manchar las manos». Con esta cita de ‘Sempre en Galiza’, el portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera, ha reivindicado la política «entendida como compromiso» y al servicio de «un proyecto de nación».
Al hilo de ello, en su primera intervención en el debate sobre política general, ha preguntado al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, si, tras haber tenido «el atrevimiento de incluirse entre los herederos de este testimonio político» de Castelao, es capaz de «fundirse con el pueblo» y de «sentir sus angustias».
«Porque, después de escucharle esta mañana, me pasó lo mismo que cuando veo el telediario (de TVG). Tengo la sensación de que están hablando de otro país», le ha espetado al presidente para criticar que haya situado a Galicia «mejor que hace un año».
Así, el dirigente nacionalista ha evidenciado que en Galicia hay casi 300.000 personas en paro, 650.000 en riesgo de exclusión social, más de la mitad de los jóvenes no tienen empleo después de que 100.000 hayan emigrado, uno de cada dos gallegos «no llega a mileurista» y las mujeres cobran un 23 por ciento menos que los hombres.
«Señor Feijóo, igual que en 1935, cuando Castelao escribió aquellas palabras, la realidad actual da asco», ha sentenciado el portavoz del Bloque en la Cámara gallega, para quien al «desastre económico y social» se unen en Galicia «la corrupción, la degradación de la democracia y la anulación del autogobierno».
SIN «PROYECTO DE PAÍS»
Desde el convencimiento de que todos estos aspectos guardan relación con «el centralismo», lo que ha señalado es que Feijóo «está al servicio de ese proceso» y, por tanto, «no está al lado de los que sufren». «Usted está al servicio de nuestra anulación como país», le ha recriminado.
Esa línea argumental la ha reforzado Jorquera con su «política lingüicida» y su falta de «proyecto de país». «Con usted se da una paradoja: preside un gobierno autonómico, pero no cree en el autogobierno», ha abundado, convencido de que el mandatario «está al servicio de la anulación como país» de Galicia.
Como prueba, ha aportado que, desde la llegada de Feijóo a Monte Pío, el Ejecutivo estatal ha transferido 64 competencias a las comunidades. «¿Sabe cuántas a Galicia? Cero», ha enfatizado, y ha criticado también su apoyo a la reforma fiscal «injusta» del Gobierno y al aplazamiento del debate sobre el sistema de financiación autonómica.
En este punto, ha defendido que Galicia «necesita decidir sobre sí misma», a la vista, por ejemplo, de que el Gobierno «tiene previsto destinar 4.600 millones de euros, la mitad del presupuesto de la Xunta, a rescatar las autopistas madrileñas».
CRÍTICAS A CATALUÑA
A renglón seguido, el diputado del BNG ha lamentado que la Xunta de Feijóo, en lugar de denunciar que Galicia ha perdido más de 6.500 millones de euros –según sus cálculos– con el sistema de financiación autonómica vigente, se dedique a «criticar la posición catalana».
«A usted se le llena la boca criticando las balanzas fiscales catalanas, pero aplaude las balanzas fiscales que inventó Montoro y que son un insulto a la inteligencia», ha sostenido, pues esos datos aseveran que «la principal víctima del centralismo sería Madrid». «El mundo al revés», ha añadido.
En ese debate, ha recogido Jorquera unas palabras del presidente en la Cámara en las que proponía «hacer las balanzas fiscales desde los años 60». «¡Hagámoslas!», ha animado, y ha pedido también constituir una comisión de estudio sobre el sistema de financiación a la que se opuso el PP alegando que «no daba tiempo» antes de la revisión del sistema.
«Ya no tienen ese pretexto, constituyamos esa comisión», ha reclamado, partidario de que en ese órgano parlamentario se estudie «cómo los recursos de Galicia fueron drenados en beneficio de otros territorios» y «el expolio del ahorro de los gallegos».
También ha utilizado el parlamentario de la formación frentista la situación de Cataluña para lamentar que mientras esta comunidad y el País Vasco lograrán «amplios espacios de libre elección» en la «segunda transición» que se está fraguando, Galicia, con la «sumisión» de Feijóo, puede «perder el último tren». «El problema es que usted le niega su ser a Galicia», ha lamentado.
SITUACIÓN ECONÓMICA
Recuperando su afirmación de que Feijóo «no tiene proyecto de país», ha ejemplificado esta cuestión con Navantia. «Sólo busca un pretexto para renunciar a la construcción naval civil», ha opinado, convencido de que «por eso defiende el turismo industrial como gran solución de futuro para Ferrol».
Asimismo, ha hecho hincapié en que «Galicia necesita el derecho a decidir», pues el presidente de la Xunta dijo que se enteró por la prensa de que Navantia desviaba ocho bloques del flotel a Cádiz. En todo caso, ha reprobado que el Gobierno gallego «no desarrolla» la ley del sector naval que le habilita para «estar presente en los órganos rectores» de la empresa naval pública.
Sin salir del ámbito industrial, ha lamentado que no se haya intentado «una tarifa eléctrica gallega», similar a la que el País Vasco logró para sus industrias; y el «fracaso» en las renovables y en la lucha contra la pobreza energética. En paralelo, en lo que atañe a los sectores primarios, ha detallado que «la pesca está en el desguace y el campo, camino del desierto».
En cuanto a la innovación, ha cuestionado los anuncios del presidente cuando en Galicia se recortó la inversión en este campo hasta el 0,87 por ciento del PIB, muy lejos del 1,3 por ciento del Estado español y del 2,8 de Alemania. «Ustedes buscan la competitividad de la economía en degradar las condiciones de trabajo, pero así no se compite», ha censurado.
«SENSIBILIDAD SOCIAL»
En materia social, Francisco Jorquera ha pedido «claridad» a Feijóo para aclarar si «los centros del Opus» que recibieron conciertos pese a segregar por sexo a sus alumnos «van a devolver el dinero que cobraron ilegalmente».
Sobre todo porque, mientras esto ha ocurrido, el presupuesto para la educación pública se redujo un 30 por ciento desde 2009 y las asociaciones de la sanidad pública advierten de que el sistema no tiene asegurados «fondos suficientes» para su financiación.
A raíz de este tema, ha aprovechado para expresar su «solidaridad» con la auxiliar gallega contagiada de ébola y ha reclamado la ministra de Sanidad, Ana Mato, por la situación provocada.
CORRUPCIÓN
Por último, el nacionalista ha recogido las propuestas de Feijóo para luchar contra la corrupción para replicar que «lo que necesita la sociedad son hechos y no declaraciones de intenciones».
Tras recordar que «hay temas de su pasado que aún no fueron aclarados», ha pedido «acabar con la política de puertas giratorias», poner fin a la privatización de los servicios públicos y «fomentar la participación» de la sociedad a través de consultas e iniciativas populares.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar