Cena privada en el Franco

 

Las primeras horas de la canciller alemana, Angela Merkel, en Santiago de Compostela, donde mantiene un encuentro con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, han concluido con una cena a la carta en un restaurante del casco histórico ubicado en la capital gallega, conocido por sus mariscos y carnes rojas.

Merkel, recién llegada de Kiev por la crisis que vive Ucrania, y Rajoy, que disfruta de unos días de vacaciones en las Rías Baixas, se han encontrado en el aeropuerto compostelano de Lavacolla a las 17, 30 horas, cuando aterrizó con puntualidad el avión de la mandataria germana. Allí también se dieron cita otras autoridades, como el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y el delegado del Gobierno central, Samuel Juárez.

Poco después, y con minutos de adelanto sobre el horario previsto, Merkel y Rajoy, ya en privado y acompañados de dos intérpretes, transitaban por los alrededor de seis kilómetros elegidos del Camino, entre O Pedrouzo y el pueblo de Lavacolla, en donde han saludado a periodistas a su paso por el punto reservado para medios y algunos vecinos durante el recorrido.

Mariano Rajoy vistió para la ocasión tejanos, una camisa azul de cuadros pequeños y unas deportivas oscuras. Angela Merkel, por su parte, eligió pantalón blanco, camisa de tejido de lino con raya diplomática fina y un calzado deportivo. A las 18,15 horas ya habían recorrido los primeros kilómetros para culminar, en menos de una hora, el tramo elegido.

La canciller alemana, con diversos asuntos económicos en la cartera, llegó al aeropuerto vestida para comenzar la caminata, que como el resto del programa ha cumplido el horario previsto, incluso de manera adelantada, como ha ocurrido con el saludo del alcalde a su llegada al Hostal de los Reyes Católicos, en el Obradoiro, con casi una hora de antelación.

De las imágenes que se han podido ver del recorrido, se ha podido escuchar al presidente del Gobierno español decir “exportamos”, así como un “buenas tardes” con acento alemán.

SILBIDOS Y TÍMIDOS APLAUSOS

A su llegada al Hostal de los Reyes Católicos, donde pasarán la noche y lugar en el que está previsto este lunes el único encuentro con comparecencia ante los medios de este encuentro bilateral, que se celebra una semana antes del Consejo Europeo del próximo sábado día 30, cientos de personas esperaban tras unas vallas colocadas como perímetro de seguridad.

Los dignatarios, llegados en furgoneta y entre un fuerte dispositivo de seguridad, fueron recibidos con silbidos y gritos de “fuera, fuera”, así como proclamas contra la “troika” y los “recortes”. Sólo al final, cuando los mandatarios español y germano saludaban a los muchos turistas y curiosos que se dieron cita, también se pudieron escuchar tímidos aplausos.

Entre los gritos que se escucharon en la compostelana Praza do Obradoiro, también se pudo oír cómo una mujer lamentaba: “Camino duro el de los españoles, no el que has hecho tú”, y otras voces decían “vete para Alemania”.

Sin embargo, la salida hacia el restaurante se produjo en un clima distinto y tanto en ese momento, como a su llegada a las inmediaciones del restaurante, numerosas personas se acercaron a hacerse fotos y darles la mano.

El recorrido hasta el restaurante lo hicieron también en furgoneta, de manera que únicamente caminaron 50 metros entre el Hostal de los Reyes y los vehículos, y otros tantos desde que descendieron del coche.

Para la cena, que se celebra en estricta privacidad con únicamente las dos intérpretes que les acompañan, Angela Merkel ha elegido pantalón y top blanco con americana negra, mientras que el presidente del Gobierno vistió pantalón oscuro, chaqueta gris y camisa clara sin corbata.

Como anécdota, la portavoz del BNG en Europa y futura eurodiputada, Ana Miranda, se acercó hasta las inmediaciones del restaurante con un cartel redondo hecho a mano en el que se podía leer “Merkel, Rajoy, ¿Troika? No gracias”, escrito en alemán. Sin embargo, la política nacionalista no llegó a tiempo para mostrarle su proclama.

AGENDA DEL LUNES

Ya el lunes está prevista una*reunión de trabajo privada, tras la que tendrá lugar laúnica conferencia de prensa con los medios de comunicación españoles y alemanes. Tras ella, realizarán una visita a la Catedral y también está programada una comida en el Hostal de los Reyes Católicos.

Esta reunión de trabajo bilateral hispano-alemana tiene lugar una semana antes de la celebración del Consejo Europeo de Bruselas del día 30, en la que se abordará el reparto de cargos en la Unión Europea tras las europeas.

Y es que el pasado 17 de julio, los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho decidieron aplazar hasta esa fecha, en una nueva cumbre extraordinaria, el reparto de altos cargos de la Unión Europea —entre ellos la presidencia del Eurogrupo, para la que es favorito el ministro de Economía, Luis de Guindos– ante la fuerte división que ha enfrentado especialmente a los países del este contra Italia.

A este respecto, Rajoy dijo que espera que el ministro de Economía, Luis de Guindos, cuente con apoyos suficientes entre los líderes europeos para presidir el Eurogrupo, pero precisó que la cuestión no se abordó en el Consejo Europeo.

Además, el Gobierno mantiene al exministro Miguel Arias Cañete, cabeza de lista del PP en las últimas europeas, como su único candidato a ocupar esa plaza de comisario que corresponde a España.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar