Empresario pontevedrés detenido por explotar inmigrantes en chiringuitos playeros

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía de la Comisaría de Vigo, pertenecientes al grupo de UCRIF de la Brigada de Extranjería y Fronteras han detenido a cuatro personas e imputado a otra más como presuntos autores del delito de favorecimiento de la inmigración ilegal, así como los delitos de vulneración de los derechos de los trabajadores, cisco exam dumps falsedad y usurpación de identidad.

Según han informado fuentes policiales, el pasado 10 de julio, la Policía identificó a dos personas, cuando realizaba una inspección en un quiosco de playa en Baiona (Pontevedra). Se trataba de un hombre uruguayo y una mujer argentina, ambos de 48 años de edad, y que tuvieron que ser trasladados a Comisaría porque se encontraban indocumentados.

En dependencias policiales se comprobó que el hombre, que había dado sus datos correctos a los agentes, se encontraba en situación irregular porque había perdido el permiso de residencia en España tras IBM vivir por más de un año fuera del espacio Schengen.

Por su parte, la mujer aportó a la Policía unos datos falsos, y hacerse las comprobaciones, se confirmó que la persona que decía ser no se parecía en nada a ella. Los servicios policiales constataron que, en realidad, no era argentina, sino uruguaya, de 53 años de edad, y que resultó ser pareja del hombre identificado en el quiosco de Baiona.

La mujer, que también estaba de forma ilegal en España, fue detenida junto con su pareja y se abrieron los correspondientes expedientes de expulsión por estancia irregular.

AMPLIACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN

A raíz de esas detenciones, la Policía amplió la investigación y averiguó que la mujer llevaba trabajando desde el 1 de julio en el quiosco, y que para formalizar el contrato laboral presentó la documentación de otra mujer (una argentina que estaba en su país y a la que conocía por vínculos familiares), usurpando su identidad.

La Policía considera que el empresario, un hombre de 51 años de edad, de nacionalidad española, era conocedor de esta circunstancia, por lo que fue detenido e imputado por haber simulado una relación laboral, cometiendo un supuesto delito de falsedad documental.

Por otra parte, en el marco de la investigación, se pudo constatar que el matrimonio uruguayo había llegado a España el 11 de junio, tras contactar con otro empresario español, de 54 años de edad, que tenía varios quioscos de playa en el sur de Galicia y que les ofreció trabajo.

VIAJE DESDE URUGUAY

La pareja aceptó la propuesta porque las condiciones eran mejores que las de su empleo en ese momento en Uruguay y porque ya conocían al hombre. Así, llegaron al aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid (después de que el empresario les ofreciese pagar billete, alojamiento y comida), donde se les retiraron sus tarjetas de residentes (por no estar en situación legal) y se les permitió la estancia en España únicamente como turistas.

Ambos se desplazaron a Pontevedra, y acordaron con el empresario empezar a trabajar en un quiosco en la playa de A Lanzada, aunque no firmaron ningún contrato. Ante la insistencia del matrimonio, el dueño del quiosco acepta firmarle un contrato a él (aunque le entrega la liquidación y el finiquito a los tres días) y afirma que más adelante firmará el contrato a la mujer.

Además de la implicación de estas cuatro personas (el matrimonio y los dos empresarios), la Policía apunta a una “participación activa, aunque menor” del hijo de uno de los empresarios, un hombre de 32 años de edad, titular de una de las empresas que firmaron los contratos. Por ello, se le imputa un supuesto delito contra los derechos de los trabajadores.

Los detenidos y las actuaciones han pasado ya a disposición judicial, y se han puesto los hechos en conocimiento de la sección de Extranjería de la Fiscalía de Vigo y de la Inspección Provincial de Trabajo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar