Los productores de mejillón creen que el mercado puede quedar desabastecido

 

Los mercados para el consumo ciudadano todavía cuentan con mejillones gallegos, pero conforme se prolonga la marea roja la demanda supera cada vez más a la oferta de la que dispone la media docena de polígonos abiertos.

Así, representantes del sector calculan que, en unos “10 días”, la venta al por menor podría verse desabastecida. Mientras, las fábricas y conserveras están paradas puesto que precisan un volumen muy alto para poder iniciar la producción.

“El 96 por ciento de las bateas está cerrado”, recuerda Ángeles Longa Portabales, directora de I+D en el Consejo Regulador de Mejillón de Galicia, quien, en declaraciones a Europa Press, ha explicado que tuvieron que suspender la campaña de promoción que se anunció para principios del mes de agosto.

Por ello, ha apuntado que “si se prolongan” los cierres, en unos “diez días” se podría producir un problema de abastecimiento en los mercados, pero se trata de una situación que “no hay en este momento”, aunque se haya reducido la cantidad disponible en el mercado.

En todo caso, ha expresado las garantías de consumo de este producto fresco, puesto que los análisis son continuos para el producto que llega a la venta por cauces legales.

Por su parte, al presidente de la Asociación de Mexilloneiros Virxe do Rosario de Vilaxoán, Javier Blanco, ha explicado, a modo de ejemplo, que si en una situación normal se dan 300 bolsas, ahora se estarían enviando para la venta 150, pero ha recalcado que el mejillón gallego sigue presente en las plazas.

“De momento no hay desabastecimiento”, ha enfatizado, al tiempo que ha estimado que el “suministro está garantizado en los próximos 10 días”.

Por otro lado, ha señalado que “no se ha detectado” que haya este bivalvo haya sido sustituido por mejillón extranjero. “De momento no se ha llegado a ese punto, el mejillón gallego sigue siendo el referente”, ha asegurado.
INVESTIGACIÓN

Aunque ambas voces han coincidido en que las mareas rojas constituyen un “proceso natural”, también han abogado por que se analice el hecho de que cada vez haya “más toxina” y se prolonguen las mareas rojas, para estudiar si hay otros factores que influyan en ello.

“Queremos que se mire esta posibilidad”, ha indicado Javier Blanco, consciente de que los vientos del sur predominantes que entran en la ría provocan un aumento de la toxina como fenómeno natural. Con todo, ha defendido, como petición a la Administración, que se “evalúen otras posibilidades”.

En esta línea también se ha pronunciado Ángeles Longa Portabales, quien considera la actual una “incidencia anormal”. Por ello, ha reclamado que, “junto con el sector”, se estudie estos procesos de toxina para “todos juntos buscar soluciones”, toda vez que se “observa que cada vez hay mareas rojas que permanecen más tiempo y que afectan a más zonas y a más especies”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar