Tres mil “avispas asesinas”, atrapadas en una actuación de Medio Rural

Casi 3.000 ejemplares de avispa ‘asesina’ –avispa asiática o vespa velutina– han sido atrapados en trampas en Galicia desde la activación por parte de la Xunta del protocolo previsto para este tipo de situaciones, al encontrarse incluida en el catálogo de especies invasoras.

Así lo ha indicado este jueves en declaraciones a los medios de comunicación la directora xeral de Produción Agropecuaria, Patricia Ulloa, antes de reunirse con representantes de la asociación gallega de apicultores en la sede de la Consellería de Medio Rural, en el complejo administrativo de San Caetano.

Ulloa ha cifrado en 270 los avisos atendidos tras la puesta en marcha del protocolo, en el primer trimestre de este año –aunque la presencia de esta avispa en la comunidad fue detectada ya el año pasado–, y ha fijado en 139 los nidos retirados. La diferencia entre ambas cifras, ha explicado, se debe a que “a veces” esta especie es “difícil de distinguir” de la autóctona, pese a ser “más grande” y ser de colores “vivos” amarillo y negro.

Así, ha mandado un mensaje de tranquilidad a la población, pues esta avispa, que llegó de Asia por el norte de la Península (Navarra) y se localiza fundamentalmente en puntos de A Mariña de Lugo (como Cervo y O Valadouro) y del Val Miñor (Baiona, Gondomar), “no provoca ningún perjuicio para la salud humana” al margen del que puede generar, igualmente, una avispa común para un alérgico. Además, según ha dicho, la Administración autonómica no tiene constancia de ningún caso de “pérdidas” causadas a apicultores por esta especie, por ataques a colmenas.
“ÉXITO” DEL PROTOCOLO

Y es que la vespa velutina tiene apetencia por las abejas, y ese es, según ha reconocido, “el principal problema” de su expansión por Galicia, motivo por el que se activó el protocolo de actuación, que está funcionado a su juicio “con éxito”, coordinado por Medio Rural en colaboración con Medio Ambiente y la Dirección Xeral de Emerxencias.

Las alertas, ha apuntado, normalmente se reciben a través del teléfono 012 y es entonces cuando la consellería envía sus efectivos, “para ver si es velutina o no”. “Se ponen en marcha efectivos de Emerxencias –de los grupos de emergencias supramunicipal (GES), bomberos, etcétera; y, en función de la altura del nido o de cómo esté colocado, una unidad u otra hace la retirada”, ha relatado.

El protocolo, así las cosas, está “funcionando bien” y registra estas semanas sus mayores niveles –coincidiendo con la producción de miel–. También sirve, ha destacado, para la colocación de trampas, que tienen un coste económico de unos 15 euros y consisten –las caseras– en la colocación de un palo con un trozo de botella y un líquido atrayente en su interior–. Su objetivo es “alcanzar todos los ejemplares que se pueda”. Además, en el marco del programa, la consellería imparte cursos de formación y la divulgación también llega a la sociedad mediante prensa, folletos y televisión.

La responsable autonómica en materia de producción agropecuaria ha defendido estar “en colaboración con el sector” y en contacto con las comunidades autónomas, por lo que ha descartado “ningún tipo de peligro por estar descontrolado” el asunto. “Todo lo contrario, la Administración lo tiene controlado”, ha subrayado.
MORTANDAD DE ABEJAS

Por último, cuestionada sobre la problemática de mortandad de las abejas, ha apuntado que este especie, como las demás, sufre enfermedades propias como la varroasis, pero ha subrayado que para afrontar estas dificultades existe un plan nacional con ayudas para los productores.

Igualmente, ha recordado que la Unión Europea prohibió el uso de los insecticidas nicotinoides por el efecto negativo que tenían sobre esta especie.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar