“Es desesparante ver como matan a tu marido y nadie mueve un dedo”

Son palabras al diario bonaerense “Clarín” de la mujer de Ovidio López, el español de 57 años asesinado al intentar defender a su vecina de un robo. Su hijo de 14 años también fue testigo del crimen.

“El trabajó casi siempre de conserje de hotel, pero a lo largo de su vida hizo de todo”, señalo para detallar a continuación los hechos. Ovidio y su mujer estaban en su casa cuando escucharon los gritos de la dentista que alquila el local contiguo, en la esquina de Baldomero F. Moreno y Thomas Edison, en una barriada modesta llamada Siglo XX. El hombre, sin dudarlo, salió a la calle y corrió hasta el consultorio, seguido por Rita y el menor de sus hijos.

“Adentro del local había un cliente y la chica que trabaja allí. El asaltante ya estaba dentro y hasta le permitió que abriera la puerta para que nosotros pudiéramos entrar”, describió la mujer. Ovidio no alcanzó a darse cuenta de que a los pocos metros, había otro joven esperando a su cómplice en una moto.

La odontóloga se veía desesperada, mientras que el asaltante que estaba en el consultorio intentaba hacerse pasar por un familiar suyo. “ ¡No es mi primo, Ovidio, no es mi primo, está robándome!”, gritaba.

“En ese momento, mi marido la apartó a un lado, se abalanzó y empezó a forcejear con el tipo. En ese momento no vimos que estuviera armado, pero el ladrón logró soltarse de alguna manera y empezó a los tiros”, recordó Rita.

“Ya le había dado tres veces y mi marido estaba desvanecido. Y cuando ya estaba tirado en el piso, le pegó dos balazos más, en la cabeza. Lo fusiló, directamente. Y eso ya no fue de susto, fue con toda la saña”, afirmó llorando, recién llegada del entierro, mientras imitaba la posición del ladrón que asesinó a su pareja.

“Y mi hijo se salvó porque estaba con un amigo que lo enpujó hacia afuera ”, dijo.

Los siete hijos de Ovidio nacieron y se criaron en el barrio donde el sábado lo mataron. “ Para mí y para nuestros hijos hizo lo que haría un héroe y siempre va a ser un héroe, estamos orgullosos de él. Hacía lo que la Policía no hace: salía caminar siempre y recorría el barrio.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar