España dispone ya del medicamento experimental contra el ébola

Miguel Pajares_Liberia_ébola

Los médicos que atienden en el hospital Carlos III de Madrid al sacerdote toledano Miguel Pajares, infectado por el virus del ébola en Monrovia (Liberia), ya disponen del medicamento utilizado en EEUU para el tratamiento de la enfermedad, según un comunicado emitido ayer por el Ministerio de Sanidad. Este medicamento se encuentra en su fase inicial de investigación y se ha importado al amparo de la legislación que permite su uso en pacientes que padecen una enfermedad que pone en peligro su vida y que no pueden ser tratados satisfactoriamente con otro producto autorizado.

El medicamento ha sido importado desde Ginebra en el contexto de un acuerdo entre el laboratorio que desarrolla el fármaco, la Organización Mundial de la Salud y Médicos Sin Fronteras y ya se encuentra en el complejo hospitalario La Paz- Carlos III de Madrid.


FALLECE LA COMPAÑERA DE PAJARES

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios confirmó, por otra parte, el fallecimiento de la misionera Chantal Pascaline Mutwamene, que se había contagiado del ébola y permanecía aislada en el Hospital San José de Monrovia (Liberia). La misionera, de 47 años y natural de la República Democrática del Congo, era una de las seis personas que dieron positivo en el test del virus de ébola, entre los que se encontraba el sacerdote español Miguel Pajares y la monja Juliana Bonoha, recientemente repatriados.

Las autoridades de Guinea anunciaron ayer el cierre de sus fronteras con Liberia y Sierra Leona para contener el brote de ébola que ha dejado ya 961 fallecidos en África occidental. Guinea es, con 367 fallecidos, el país con más víctimas mortales a causa de la enfermedad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) también ha constatado 294 muertes en Liberia, 298 en Sierra Leona y dos en Nigeria. En Sierra Leona, además, aumenta el peligro de que la enfermedad se vaya extendiendo ya que las personas contagiadas, según se denuncia, evitan los hospitales.

En el contexto de las medidas de control establecidas por las autoridades españolas en puertos, aeropuertos y fronteras, ayer se registró una falsa alarma en el aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid, en un vuelo procedente de Nigeria, debido a la fiebre que presentaban dos niñas que, finalmente, sufrían amigdalitis.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar