Más de 300 niños saharianos viven en Galicia unas “Vacaciones en Paz”

image

Un total de 326 niños saharauis participan este verano en Galicia en el programa ‘Vacaciones en Paz’, un proyecto de acogida temporal que, en esta comunidad autónoma, desarrolla cada año la asociación ‘Solidariedade Galega co Pobo Saharaui’ desde principios de julio y hasta principios de septiembre.

“Se trata de un movimiento solidario que tiene más de 20 años”, ha explicado a Europa Press la presidenta de esta ONG, Maite Isla, que recuerda que este programa se lleva a cabo gracias a la colaboración de las familias y de los ayuntamientos y que, en provincias como la de A Coruña, cuenta también con la colaboración de la Diputación.

Maite Isla ha subrayado que esta iniciativa permite a los niños disfrutar de un verano conviviendo con una familia gallega y participando también en las diferentes actividades que organiza esta asociación en diferentes comarcas, además de recibir atención sanitaria en los casos de los niños que así lo precisen.

SELECCIÓN DE LAS FAMILIAS

Una parte esencial de este programa son las familias que acogen a los niños y que, previa inscripción, deben pasar una evaluación “de idoneidad”, bien por parte de los equipos de Bienestar Social de los ayuntamientos o de la propia Solidariedade Galega.

Sobre las mismas, ha precisado que no es necesario ser familias con hijos ni tampoco personas casadas o con pareja. En cuanto a los niños, afirma que “antes la edad era de seis o siete años”. “Ahora llegan con nueve o diez años”, ha apuntado.

Tras más de 20 años de programa, Maite Isla ha asegurado que se han registrado cambios importantes, no sólo porque “cada vez es más fácil llegar a todas las comarcas”, sino por la evolución en los niños.

“Antes, si abrías un grifo de agua les llamaba la atención”. “Ahora no, porque es raro el niño que no tuvo antes un hermano o un amigo”, ha indicado tras espeficiar que la mayoría saben ahora español cuando antes “era necesario la ayuda de un monitor”.

FINANCIACIÓN

Para su desplazamiento, la ONG asume su coste, aunque, en unos casos, cuenta con financiación de los municipios que colaboran en la iniciativa. “Hay ayuntamientos que financian el 100%, otros una parte y otros nada, pero colaboran para hacer algún tipo de actividad”, ha apostillado.

Aunque ha subrayado “el buen trato” con las instituciones para desarrollar este programa, admite que el problema principal es el “económico”. Mientras, ha destacado la colaboración de las familias, que define como la “columna vertebral” de esta iniciativa, y afirma que, en este sentido, “no se nota la crisis”.

Sin embargo, sí ha confesado que ésta incide en las ayudas económicas por parte de las instituciones. En concreto, señala que, si en el año 2003 eran 10.000 los niños que viajaban a España, “este año son 4.500”. Para afrontar los recursos necesarios para un programa, al que la Xunta destina 3.000 euros, la asociación ha desarrollado diferentes actividades.

ATENCIÓN SANITARIA

Respecto a la atención sanitaria que se presta a los niños, ha señalado que la mayoría de los casos que la requieren es por “anemia o problemas en los ojos y en los oídos”.

No obstante, ha precisado que este año están haciendo un seguimiento especial por una niña acogida en Gondomar (Pontevedra), a la que se le detectó un problema en el Hospital Xeral de Vigo y a la que se derivó a la Unidad de Cardiología del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac). También otro niño acogido en A Pastoriza (Lugo) se encuentra en el Chuac por un problema de perforación intestinal.

COLABORACIÓN DEL SERGAS

Al respecto, Maite Isla ha agradecido la colaboración del Sergas, “ya que cuando llegan los niños tienen su tarjeta sanitaria”, ha subrayado, al tiempo que recuerda que también asume los gastos sanitarios que conlleva el tratamiento de casos como los de estos niños. Además, otras clínicas, tanto odontológicas como oftalmológicas, ofrecen revisiones a los menores.

Paralelamente al programa ‘Vacaciones en Paz’, la ONG desarrolla otros programas tanto en el ámbito educativo como sanitario, entre los que se encuentra ahora la construcción de un hospital en el Sáhara, tras recibir una aportación económica a su proyecto por parte de la Xunta de Galicia.

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar