El análisis de la pistola centra las investigaciones del caso del joven muerto en Castro de Rei

El examen de la pistola con la que se quitó la vida un joven de 19 años en la madrugada del sábado al domingo en Castro Riberas de Lea, en el municipio lucense de Castro de Rei, centra las investigaciones de la Guardia Civil.

En concreto, el laboratorio de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Lugo está examinando, según fuentes de la investigación, la pistola –que no era reglamentaria– con la que este chico, procedente del ayuntamiento limítrofe de Pol, se disparó en el interior de un coche, frente a un céntrico bar de Castro de Rei (Lugo).

De hecho, fuentes de la investigación han concretado que se va a analizar el arma, que es una pistola y no un revólver, para hallar “posibles huellas, su procedencia, el calibre y la propiedad de la misma”.

En lo que respecta a las circunstancias en las que se produjo el fallecimiento del joven de Pol, estas mismas fuentes insisten en que todo apunta a que se trata de un suicidio.

Sobre el momento en el que llegó el personal médico al lugar de los hechos, el alcalde de Castro de Rei, Francisco Balado, ha precisado que el joven todavía se encontraba con vida. “Aún salió con vida cuando llegó el personal médico”, ha asegurado.

PRIMEROS AUXILIOS

Asimismo, el regidor de Castro de Rei ha indicado que “lo que se hizo fue tratar de prestar los primeros auxilios, que en su mayoría estaban siendo suministrados por el compañero del coche”, donde el joven se disparó en la cabeza.

Y es que cuando se produjo el disparo, el joven se encontraba dentro de un coche acompañado por tres compañeros. De hecho, los cuatro salían de un bar céntrico de Castro de Rei para acudir a unas fiestas próximas, en Duarría, según han corroborado fuentes cercanas a la investigación.

Estas mismas fuentes han señalado que los tres compañeros del chico fallecido explicaron a agentes de la Guardia Civil que fue en ese momento cuando el joven, en lo que ellos interpretaron como un tono de “broma”, amenazó con dispararse.

Así, estos mismos testigos indicaron a los agentes que, sin ellos esperarlo por utilizar el joven un tono de “broma”, el fallecido se disparó en la cabeza.

AUTOMÓVIL

Sobre el automóvil, el alcalde de Castro de Rei ha relatado que “el sitio del vehículo era muy reducido porque era un coche de tres puertas y no había sitio para poder prestarle ayuda”.

Por ello, ha señalado que lo que se hizo, “siguiendo las instrucciones del médico del 061 y de una enfermera que estaba en el lugar”, “fue sacarlo para fuera”. “Aún salió con vida cuando llegó el personal médico”, ha subrayado.

Este suceso, que ocurrió en la madrugada del sábado al domingo, se produjo en el centro de Castro Riberas de Lea. “Enfrente de uno de los bares de mayor afluencia”, ha manifestado el regidor de Castro de Rei.

“VER LO QUE SUCEDÍA”

Esto condujo, según ha relatado el alcalde, a que “muchos curiosos” y “muchos” de los que estaban “dentro del local” salieran fuera “a ver lo que sucedía”. “A mi me coincidió en el interior del local y llegué pasados unos minutos del suceso”, ha puntualizado Francisco Balado.

Además de investigar el origen de la pistola, fuentes cercanas a la investigación han afirmado a Europa Press que la Guardia Civil está esperando por los resultados de las pruebas practicadas sobre el cuerpo del joven, para determinar así si este se encontraba bajo los efectos de alguna sustancia.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar