Efecto dominó

El juego del dominó me parece de gran complicidad entre los compañeros, que tienen que colocar las fichas buscando siempre favorecer a la pareja. No sé si en Cataluña se juega mucho al dominó. Imagino que sí, como en el resto de nuestra España autonómica. El juego del dominó, a escala destructiva con caída masiva de fichas, irrumpió en la vida política catalana en forma de terremoto y socavando los pilares de una fuerza política que, de forma coaligada, tuvo durante décadas el poder en Cataluña. CiU era el referente en el que muchas fuerzas con marchamo nacionalista y ubicadas en ese terreno de casi nadie, que es el centro de la derecha, quisieron imitar. A mi memoria de gallego y de periodista llegan recuerdos de la denominada Operación Roca que también lanzó sus tentáculos en Galicia.
Recuerdo a Jordi Pujol en su primera visita oficial que hizo a Galicia, siendo presidente Gerardo Fernández Albor. Como periodista quedé impresionado de algunas cosas: una comitiva oficial formada por un elevado número de personas que viajaron a Santiago en un avión especial; el número de periodistas que le acompañaba; su gran apariencia de hombre de estado, y sus discursos en favor de las libertades y por la consolidación de la Democracia. ¿Dónde ha quedado todo eso ex hombre Honorable? Escribo este artículo cuando entre las paredes de La Moncloa dos jefes de ejecutivo, Rajoy y Más, hablan de cuestiones que se espera vayan a tener muy pocos acercamientos.
Mientras que esto sucede el efecto dominó se sigue produciendo en tierras catalanas. Explico. La primera ficha que se ha tambaleado es la de Artur Más. Su padre político, le dejó a los pies de los caballos. Ha tenido que ser muy duro para él pronunciar la frase: “siento pena y compasión”. Creo que no ha sido acertada ni procedente. Pena y compasión se siente por una persona que tiene una desgracia. Por un confeso defraudador lo único que se puede sentir es rechazo. Además, no puede olvidar el presidente Más, que la defraudación reconocida por Jordi Pujol la hizo cuando ocupaba el cargo institucional más importante en la Generalitat, siendo él conseller de Hacienda.
La segunda ficha que cae en el efecto dominó es la propia Convergencia Democrática de Cataluña -y por añadidura la coalición CiU-, que había fundado Jordi Pujol, y que queda muy tocada. Su partido tuvo que forzar al Honorable president, a salir por la puerta de atrás. La tercera ficha que cae es la Cataluña pujante, emprendedora y soberanista que defendía Jordi Pujol, mientras que con la otra mano y durante tres largas décadas defraudaba. Espero que los pasteleros de los caganers, figura de gran tradición en Cataluña, hagan tiradas especiales con Jordi Pujol y su culo al aire. Seguro que las van a vender muy bien. Es la rama del árbol caído que llega al final de sus días con mucha pena y sin gloria.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar