Besteiro cree que Galicia «no está en el vagón de las comunidades históricas»

Besteiro_rolda grupo parlamentario_Parlamento

El secretario xeral del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, ha responsabilizado este lunes al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, de que Galicia hoy «no» esté en «el vagón de las comunidades históricas».

Lo ha dicho después de que el mandatario aseverase, en una entrevista concedida a la Radio Galega, que Galicia tendrá que «reflexionar y meditar» cualquier cambio en el estatus de las nacionalidades históricas, en alusión a una posible reforma sobre la situación de Cataluña.

Al respecto, al ser preguntado en rueda de prensa, Besteiro ha juzgado las palabras de Feijóo como «una obviedad» y le ha preguntado qué ha hecho «desde octubre» del pasado año, cuando él le ofreció su apoyo para intentar «fortalecer la posición de Galicia».

«Le dije que Galicia tenía que saber en qué vagón iba a participar en las discusiones sobre competencias, financiación autonómica…», ha subrayado el socialista, crítico con que a Feijóo «no le preocupó» en aquel momento ninguno de esos aspectos.
«FALTA DE PRESENCIA»

Así las cosas, ha opinado que el presidente hizo «más bien poco» en los grandes asuntos «estratégicos» para Galicia, asunto que ha vinculado con que Feijóo tiene «un discurso en Santiago y otro en los desayunos informativos de la capital».

«Existe una contradicción clara entre lo que dice en Galicia y en Madrid», ha remarcado el líder del PSdeG, para quien este hecho se combina con su «creciente falta de presencia en el territorio gallego» y con que «cada vez menos gallegos le dan importancia a que esté o no esté».
HUELGA DE BASURAS EN LUGO

Por otra parte, preguntado sobre la huelga de basuras que se vive en la ciudad de Lugo, donde él es concejal, Besteiro ha explicado que la situación parte de «un contrato antiguo» entre el ayuntamiento y la concesionaria del servicio de recogida de residuos urbanos.

Así, como ha indicado, las cláusulas sociales que él promueve en la Diputación de Lugo y que se van incorporando a los distintos contratos de adjudicación a medida que se van renovando no tienen influencia en este caso, dado que el acuerdo con Urbaser es «anterior» a que él impulsase este tipo de medidas.

El objetivo de estas cláusulas es «blindar» a los empleados de las empresas que optan a concursos públicos, de modo que éstas deberán garantizar el mantenimiento de sus plantillas durante la duración del contrato y también sus condiciones laborales y salariales.

Tomando como referencia la crisis de Urbaser, Besteiro ha admitido que existe «una discusión» sobre si el motivo del conflicto «estaría dentro» de las citadas cláusulas.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar