Los socialistas, en contra de una reforma electoral para que gobierne el partido más votado

Méndez Romeu_rolda_fondo neutro

El portavoz parlamentario del PSdeG, José Luis Méndez Romeu, ha avanzado este miércoles su rechazado a que se pretenda «violentar la expresión de la voluntad popular» expresada en las urnas a través de una reforma electoral que otorgue la mayoría absoluta a la fuerza más votada.

Esta propuesta la lanzó de nuevo esta semana el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, lamentando que, en 2005, a Manuel Fraga «le faltó un escaño para la mayoría» y gobernaron Galicia PSdeG y BNG en coalición.

Al respecto, en un desayuno con periodistas, Méndez Romeu ha dicho que le «molesta la frivolidad» del presidente a la hora de plantear una reforma de una ley «pactada» bajo la premisa de garantizar la presencia en las instituciones de las fuerzas minoritarias y de «evitar el bipartidismo». Sobre todo, ha proseguido, cuando la Ley D’Hondt ya otorga «un plus» al partido más votado.

Para ejemplificar este aspecto, ha señalado que Feijóo obtuvo en 2012 menos votos que en 2009 y, sin embargo, logró tres escaños más por ese refuerzo que se introduce en el sistema electoral español para facilitar la gobernación de las instituciones.

A renglón seguido, el socialista coruñés ha admitido que otros aspectos del sistema electoral, como las listas abiertas, pueden ser actualmente objeto de debate, pero ha considerado «difícil de aceptar» este tipo de «soluciones simplistas» de reducir la «heterogeneidad» de fuerzas políticas.
NIVEL «MUY ALTO» DE ESTABILIDAD

Sobre todo, porque «a día de hoy, las instituciones españolas tienen un nivel de estabilidad muy alto» y «no existen evidencias» de que se den problemas de ingobernabilidad.

En este sentido, ha interpretado que, si bien los resultados de las elecciones europeas dan como resultado un mapa «muy fragmentado», con un nivel de participación similar al de unos comicios, por ejemplo, locales, saldría «una imagen final no tan heterogénea».
«ABRIR EL DEBATE»

Por tanto, a su juicio, no caben «propuestas arriesgadas y sin consenso», pero ha animado a Feijóo a plantear el debate si lo cree oportuno en lugar de «tratar de imponer» ese cambio normativo.

«En la política estatal todavía hay un nivel de debate superior al que se produce aquí y en modo alguno va a poder imponer el PP en las Cortes una reforma unilateral del sistema electoral», ha dado por hecho el dirigente socialista, convencido de que la pretensión de Feijóo es «cambiar las reglas para garantizarse «la mayoría absoluta ocurra lo que ocurra».
«ABERRACIONES»

«Sus convicciones democráticas nunca fueron intensas, pero están dando lugar a verdaderas aberraciones», ha sostenido, y ha criticado que también la reforma «impuesta» por Feijóo en Galicia está «dirigida a evitar el pluralismo».

Así, en el sentido opuesto a la pretensión de Feijóo de recortar 14 escaños, Méndez ha razonado que, en un momento en que los parlamentos ya no son los órganos que «hacen las leyes», sino los que acogen «el debate» de los problemas y donde se hace el control al Gobierno, «cercenar la capacidad de representar a los ciudadanos es malo».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar