Testigos ratifican la distribución del vídeo erótico privado de Ordes

 

Testigos del juicio por la distribución, sin permiso de su autora, de un vídeo con contenido erótico en Ordes (A Coruña) han ratificado que se hicieron copias del mismo y que se repartió entre vecinos de la localidad.

Sin embargo, ninguno ha podido confirmar si, al menos uno de los acusados, cobró por ellos cinco euros, como sostiene en su escrito de calificación la Fiscalía, que pide penas de entre 8 años y dos años de prisión por un delito de descubrimiento y relevación de secretos para los 18 procesados.

Más de una decena de testigos han pasado este miércoles por la sala de la sección primera de la Audiencia Provincial de A Coruña, donde desde este lunes se celebra el juicio contra los 18 acusados, entre ellos el exempleado de la tienda de informática de la localidad que, presuntamente, extrajo, en 2004, una copia del vídeo cuando la joven llevó el ordenador a arreglar.

Uno de los testigos ha confirmado que fue este empleado quien le facilitó una copia del vídeo. Mientras, el que fuera su jefe ha dicho que su trabajador negó que hubiese extraído el vídeo del ordenador cuando se enteró de que se apuntaba a su tienda.

DISTRIBUCIÓN EN LA PISCINA

Otros testigos han manifestado que uno de los acusados, que, según la Fiscalía, habría vendido los Cds en la piscina de Ordes a cinco euros, han ratificado que vieron como los ofrecía, pero han manifestado que no podía ratificar si era el vídeo de la joven.

Así lo ha señalado una amiga de la denunciante, que ha dicho que no llegó a ver «si le pagaban». Por otra parte, ha precisado que los rumores sobre el vídeo se extendieron por la localidad durante agosto de 2005, pero que un socorrista de la piscina le confirmó que ya había visto su contenido en 2004.

VISIONADO EN UNA ASESORÍA

En otros testimonios, personas citadas a declarar han admitido haber visto el vídeo porque, según su declaración, uno de los acusados les pasó una copia. Mientras, otros han reconocido que lo vieron junto a otros procesados en una asesoría, aunque sin saber quién salía en él. También han descartado que hiciesen copias.

Por vídeoconferencia, también declaró otro testigo que residía cuando se produjeron los hechos en Villanueva de la Cañada, en Madrid, y que era titular de una línea de ADSL desde la que se subió, según la Fiscalía, el vídeo.

Este testigo ha señalado que pudo ser uno de los inquilinos que residía entonces en la vivienda, pero ha rechazado cualquier relación con los hechos.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar