El Valedor pide en el Parlamento proteger carencias familiares por la crisis

El valedor do Pobo, José Julio Fernández, ha puesto de relevancia este martes la «necesidad de asumir nuevos retos en el campo de los derechos», a la vista de que la crisis económica ha destapado, o provocado, carencias en la sociedad que deben ser cubiertas por los poderes públicos.

En su presentación ante el pleno de la Cámara del informe de su trabajo durante el pasado año 2013, y tras recordar su condición de «valedor interino» tras la marcha en mayo de 2012 de Benigno López, Fernández ha aludido en este sentido a la existencia de una «nueva categoría» en su documento bajo el epígrafe «pobreza energética».

Este aspecto le ha valido para resaltar que la actual coyuntura económica ha puesto en evidencia la «necesidad de actuar al respecto», puesto que hay personas que no pueden costearse sus necesidades de energía, por ejemplo, para calefacción.

Junto con ello, entre los más de 23.500 casos que ha estudiado el pasado año, ha alertado del «gran alcance social» de los desahucios de la vivienda habitual y de cómo este asunto, y las cláusulas suelo de las hipotecas, evidencian la «sensación» de que existe «un exceso de protección a la banca y un déficit de atención al consumidor».

En lo que atañe a ambas cuestiones, ha indicado que la institución que dirige está dando asesoramiento jurídico a los afectados –en virtud de un convenio con el Colegio de Abogados– y estableciendo contactos con las distintas entidades bancarias.
ÁMBITO SOCIAL

Además, durante su intervención, ha referido numerosas quejas sobre «incumplimientos» en la Ley de Dependencia y «bastantes» acerca del servicio de transporte adaptado, el 065; al tiempo que ha prevenido contra las «consecuencias» de los recortes en el sistema público de salud.

En cuando al copago de fármacos, José Julio Fernández ha asumido la necesidad de «potenciar las buenas prácticas» y el «uso eficiente» de los recursos sanitarios, pero ha pedido «actuar con proporcionalidad para que «no queden fuera» del sistema personas que los necesiten.

Dentro del ámbito educativo, ha pedido trabajar en la prevención del acoso escolar y caminar hacia la «estabilidad» del sistema, y también ha indicado que existen quejas por el nuevo modelo de comedores y de transporte escolar.
«INTERINIDAD»

Tras su intervención, los distintos portavoces de los grupos de la oposición han tomado la palabra para criticar que, tras la dimisión de Benigno López en mayo de 2012, el puesto de valedor do Pobo siga «en funciones».

«Es lamentable el desinterés del PP», ha censurado la socialista Patricia Vilán, a lo que Yolanda Díaz (AGE) ha interpretado que al PP «no le gusta» el Valedor do Pobo porque «es la única institución que denuncia que el rey está desnudo» y Tereixa Paz, del BNG, ha reprobado que se mantenga «la interinidad» más allá de lo que permite la ley.

De hecho, la ley que regula este comisionado parlamentario establece que, como consecuencia de una renuncia, «se iniciará, en plazo no superior a un mes, el procedimiento para la elección de un nuevo» valedor do Pobo.

Enfrente, el PPdeG, en boca de Agustín Baamonde, ha expresado el «compromiso, respeto, apoyo y confianza» de su grupo en esta institución, pero ha subrayado que su renovación «exige consensos». «Y ya sabemos la disposición que tiene la oposición para esos consensos», ha espetado a la bancada de la izquierda, a la que ha pedido «buscar el consenso» en torno a esta figura.

Finalmente, ante las críticas de la oposición a la acción del Gobierno basándose en los datos del Valedor do Pobo, el diputado lucense ha extraído como conclusión que la Xunta «pasa con nota suficiente la prueba que supone este informe».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar