Un concejal socialista de Corcubión, imputado por la defensa del alcalde

El concejal socialista de Corcubión (A Coruña) Manuel Ínsua Ínsua ha sido imputado por autorizar una partida para devolver al alcalde la cuantía que le supuso defenderse en un proceso judicial, a raíz de una querella presentada por el electricista que trabaja para el Ayuntamiento por acoso laboral y que ha sido archivada –aunque sobre ella cabe recurso–.

Según ha explicado a Europa Press Manuel Ínsua, el informe del secretario municipal resuelve «favorablemente» y señala que «en estos momentos se puede» abonar el dinero que, inicialmente, había pagado el regidor, Francisco Javier Lema, y que suma cerca de 2.200 euros.

La autorización de este dinero fue denunciada por el PP local ante la Justicia, y ahora el Juzgado de Instrucción número 2 de Corcubión ha llamado a declarar este mes de junio al concejal socialista en calidad de imputado.

En Santiago de Compostela, siete ediles han tenido que dejar el gobierno local debido a una condena por prevaricación al haber autorizado, en junta de gobierno, el pago de la defensa judicial de otro, Adrián Varela, imputado en la ‘Operación Pokémon’.

Sin embargo, el propio Ínsua observa diferencias con el caso de Santiago, en el informe advertía en la parte resolutiva de la existencia de diversos condicionantes en que el Ayuntamiento no podía hacerse cargo de la defensa.

En este caso, lo que autorizó Ínsua fue la devolución del dinero que había invertido el alcalde en su defensa, si bien se hizo el pago antes de que se llegase a archivar la denuncia presentada.

«TRANQUILO»

«Estoy tranquilo», ha asegurado en declaraciones a Europa Press, para lamentar, a renglón seguido, la política local está viviendo momentos «difíciles». «Es mejor que nos marchemos todos y que queden sólo los técnicos tomando decisiones, y más en nuestro caso, que estamos sin dedicación exclusiva», ha apostillado.

Al respecto, ha lamentado que el PP «todo lo lleve por el camino de la Justicia», pero ha asegurado que «lo que sea, y que se decida lo que se tenga que decidir».

«Nada más, y si nos tenemos que marchar, nos marchamos», ha abundado, si bien ha reconocido que le «fastidia» que al final quede la imagen de que los políticos «son un raza que apesta y que todos son corruptos».

En este sentido ha señalado que los políticos «se equivocan», pero ha afirmado que, una cosa es eso, y otra que actúen al margen de lo que dicen los técnicos y sin seguir el «librillo» –manual del concejal–.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar