Condenado a 13 años el joven que mató al hermano de su novia

 

La Audiencia Provincial de Pontevedra ha condenado a 13 años y seis meses de prisión a Alberto Sequenza, el joven de O Grove declarado culpable del homicidio del hermano de su novia, ocurrido en el año 2012.

En la sentencia, el tribunal reconoce al joven como autor criminalmente responsable de un delito de homicidio con agravante de superioridad, y lo condena a 13 años y seis meses de prisión.

Asimismo, impone una indemnización de 25.000 euros para la hermana de la víctima y de 75.000 euros para cada uno de los padres. Paralelamente, el auto establece que el condenado debe hacerse cargo de los gastos del entierro y funeral de la víctima, así como del coste de su asistencia médica y la asistencia y autopsia de la víctima, que deberá abonar al Sergas.

El fallo reconoce como hechos probados que Alberto Sequenza, que fue declarado culpable de homicidio por unanimidad por un jurado popular, se citó en abril de 2012 con el hermano de su novia en el garaje de la vivienda de sus abuelos con la intención de «enfrentarse» entre ellos.

Asimismo, prosigue, una vez allí iniciaron una pelea en la que, «durante breves minutos se agredieron mutuamente» con las manos, hasta que el condenado, «con intención de causar la muerte a la víctima o sin importarle que esto sucediera», sacó una navaja de 11 centímetros y apuñaló al hermano de su novia en el costado izquierdo, lo que le causó una muerte «casi instantánea».

APROVECHÓ SU SUPERIORIDAD

El auto, al igual que el veredicto, considera que Alberto Sequenza «aprovechó la superioridad que le otorgaba la navaja» y la utilizó contra la víctima, de forma que «disminuyó mucho sus posibilidades de defensa».

Para el juez, existió «prueba de cargo directa» y «lícita» en el acto del juicio oral con «contenido incriminatorio suficiente para poder desvirtuar la presunción de inocencia». Entre las pruebas más destacadas, la Audiencia destaca la declaración del propio acusado –que admitió haber clavado la navaja a la víctima– y de los amigos, que incidieron en que la pelea duró pocos minutos y en ningún momento se percataron de que el condenado hubiese clavado una navaja al otro joven.

El jurado dedujo la intención de matar del acusado alegando que decidió llevar la navaja al encuentro y la utilizó en una zona que «afectaba a órganos vitales». Asimismo, le afea que, con posterioridad al suceso, «no mostrase colaboración con las autoridades», dado que no mencionó que tenía una navaja y la había clavado al acusado. El arma fue localizada en el garaje días después.

El juez rechaza, en todo caso, interponer al condenado la pena máxima de 15 años de cárcel –como pedían las acusaciones–, y, teniendo en cuenta la concurrencia de una circunstancia agravante, establece para Alberto Sequenza la pena de 13 años y seis meses de prisión, así como la necesidad de pagar indemnizaciones. Las partes disponen de 10 días para interponer recurso de apelación.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar