Trabajo para 600 personas en situación de precariedad

Consello Xunta

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, avanzó en la rueda de prensa del Consello, un nuevo programa para facilitar la contratación de 600 perceptores de la Risga (Renta de Integración Social de Galicia) y el aumento en 1,6 millones de euros del presupuesto del servicio de ayuda en el hogar para prestar apoyo a 500 dependientes más en la Comunidad.

En lo tocante a la ayuda en el hogar, Feijóo precisó que el aumento de la cuantía supone un 4,24% más que el presupuesto inicialmente previsto para este año, el que permitirá destinar a esta prestación en 2014 un total de cerca de 40 millones de euros.

El titular del Ejecutivo autonómico hizo hincapié en que esta decisión posibilitará que 500 dependientes más puedan ser beneficiarios de esta ayuda, por el que se prevé que en 2014 reciban este servicio financiado con fondos públicos más de 10.100 gallegos dependientes. No en vano, el incremento del presupuesto para este servicio permitirá, además, asignar a los ayuntamientos y mancomunidades o agrupaciones de ayuntamientos, que prestan este servicio, 24.066 horas más al mes.

Durante la rueda de prensa, Feijóo destacó la apuesta decidida de la Xunta por «seguir incrementando en la medida máxima de nuestras posibilidades» los recursos que destina al servicio de asistencia en el hogar para personas dependientes, en el que invirtió desde 2009 hasta ahora cerca de 222 millones de euros, con un incremento en ese tiempo de un 119% de los recursos. «Reforzamos la apuesta por el servicio de ayuda en el hogar para personas dependientes, teniendo en cuenta que es el recurso más demandado por la población mayor que necesita algún tipo de ayuda, así como por sus familias cuidadoras», aseveró.

Asimismo, el presidente de la Xunta se refirió a un nuevo programa de ayudas, dotado con 3 millones de euros, para convocatorias especiales que permitirán encontrar trabajo a 600 personas perceptoras de la RISGA.

< strong>EVITAR La CRONIFICACIÓN

La orden, que se ejecuta por primera vez y que entrará en vigor la próxima semana, está destinada a ayuntamientos y agrupaciones locales, con el principal objetivo de «favorecer la inserción laboral de estas personas y evitar su cronificación en una situación de exclusión», una de las principales líneas de actuación de la Ley de inclusión de Galicia, aprobada el pasado año, y en concordancia con las prioridades de la Unión Europea.

Los beneficiarios de esta iniciativa serán aquellos perceptores de la RISGA que tienen una antigüedad mínima de seis meses y que estén inscritos en el Servicio Público de Empleo de Galicia como demandantes no ocupados. Entre ellos, tendrán preferencia aquellos que hayan firmado un proyecto de inserción de carácter laboral.

Feijóo reseñó, además, que las contrataciones durarán entre 7 y 9 meses y a tiempo parcial, aunque siempre deberán estar por encima del 50% de la jornada. Asimismo, detalló que el objetivo de este personal deberá ser el de la realización de obras o servicios de interés general y utilidad social, y las condiciones del contrato serán las establecidas en el convenio laboral correspondiente al puesto de trabajo.

Después de precisar que la Xunta se encargará de financiar la totalidad de los costes salariales de estas personas, Feijóo precisó que a la hora de distribuir los fondos territorialmente, se computará el número de perceptores de RISGA existentes en cada ayuntamiento en el mes anterior a la publicación de la orden, aunque también se valorará el necesario equilibrio y solidaridad con aquellos territorios más desfavorecidos desde el punto de vista económico y social.

En esta línea, el presidente de la Xunta subrayó que para garantizar una distribución equitativa, se asignará a cada entidad solicitante una ayuda inicial equivalente a las contrataciones que le corresponden según la siguiente escala: en ayuntamientos con hasta 10 perceptores de RISGA, se concederá un máximo de 2 contrataciones; en ayuntamientos con entre 11 y 50 perceptores, hasta 5 contrataciones; en los ayuntamientos con entre 51 y 100, hasta 10 contrataciones; en los que tengan de 101 a 700, un máximo de 20; y aquellos con más de 700, hasta 40 contrataciones.

El titular del Gobierno gallego concluyó incidiendo en que esta medida «nueva» tiene como objetivo conseguir la inserción laboral y la mejora de la empleabilidad de los colectivos más vulnerables, partiendo de la premisa de que la mejor política social es el empleo.

Finalmente, el mandatario autonómico dio cuenta de la aprobación también por el Consello de la Xunta de una «inyección económica -de 210.000 euros- para empresas que promuevan la inserción laboral de personas en riesgo de exclusión social», y que beneficiará a 9 empresas para dar empleo a alrededor de 40 trabajadores. Según concretó, estas empresas deben proporcionar a los trabajadores medidas personalizadas y deben tener un mínimo del 30 de empleados en proceso de inserción social en su cuadro de personal. Además, las personas contratadas deben ser desempleados en los que concurren factores de exclusión.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar