19 policías comparecen como testigos en el caso de los independentistas radicales

Independentistas Xulgado Santiago_incidentes 2009 Galicia Bililngüe

Un total de 16 policías nacionales, dos locales y un guardia civil han comparecido este jueves como testigos en el juicio a 12 independentistas por los incidentes ocurridos hace más de cinco años, en la manifestación convocada por Galicia Bilingüe en febrero de 2009 en Santiago de Compostela.

Citados por el Ministerio Fiscal, los agentes han relatado los altercados que ese día se produjeron en diferentes zonas de la ciudad como la Alameda y Porta Faxeira –donde arrancaba la marcha–, las inmediaciones de la Praza de Galicia, varias calles y plazas del casco histórico y los barrios de San Roque y San Lázaro.

Los policías han asegurado que existía «un tono previo de amenaza» por parte de los colectivos que, en las jornadas anteriores a ese 8 de febrero, organizaron lo que han denominado como una «contramanifestación».

Sobre el inicio de la movilización y de los «forcejeos, insultos y momentos de tensión», han señalado la existencia de «un grupo de infiltrados» que actuaba de forma «violenta» entre las personas que secundaban el acto de Galicia Bilingüe. «Pasamos un momento de tensión y de medio. Yo me asusté, lo pasé muy mal por la violencia que se desató y porque estaba muy entremezclado; no sabíamos de las 7.000 personas que había cuántas eran de un lado y cuántos del otro», ha declarado el policía nacional que era jefe del dispositivo aquel día.

Esta segunda jornada del proceso, en el que el fiscal pide un total de 45 años para los acusados –uno de los cuales está declarado en rebeldía–, se ha prolongado desde las 9,30 hasta pasadas las 15,00 horas.

Está previsto que este viernes se retome con la presencia de testigos por parte de la defensa, entre los que se citó a Gloria Lago –presidenta de Galicia Bilingüe–, la líder de UPyD Rosa Díez –quien ha excusado su ausencia debido a la campaña de las europeas– y el político Ricardo Sáenz de Ynestrillas –que está ilocalizable–.

BARRICADAS EN SAN LÁZARO

El primero de los policías en declarar, uno de los dos que lo ha hecho por videoconferencia, fue uno de los dos que detuvieron a dos de los procesados, militantes de la formación Nós-UP, una vez que se habían subido al vehículo de uno de ellos en una calle próxima al Parlamento gallego.

«Eran personas ya conocidas sobradamente como miembros de una organización que convocaba la contramanifestación», ha subrayado este primer policía. Sin embargo, a preguntas del fiscal, Mario Piñeiro, ha reconocido que no pudo «llegar a comprobar» sobre el terreno si ambas personas, Daniel Alexandre R.B. y Abraám A.P., habían participado de una forma violenta en los altercados.

Este policía ha hecho hincapié en su visión de que los «desórdenes públicos fueron provocados en todo momento por el grupo que está aquí», en alusión a la sala del Juzgado de lo Penal número 2 de Santiago en la que se celebra el juicio.

Ya hacia el final de esta sesión les ha tocado [Ad by shoppingchip] el turno al guardia civil que estando fuera de servicio supuestamente divisó a estos dos jóvenes, junto a otros, en el barrio de San Lázaro en el que se prendió fuego a contenedores a primera hora de la mañana. Ha asegurado haberlos perseguido en su vehículo hasta observar cómo se montaban en un coche ya en Fontiñas y que a continuación, tras identificarlos a unos 15 metros de distancia, regresó para dar el aviso a la zona en que ardían las barricadas.

En este punto, en el que las llamas impedían la circulación en uno de los accesos a la capital gallega, había dos policías locales que han declarado a continuación. El primero ha afirmado desconocer si el guardia civil de paisano siguió a los jóvenes en el coche y el segundo ha señalado que lo que sabe es que un grupo de personas «se ausentó en un vehículo» del lugar de los hechos.


JOVEN CON CASCO BLANCO Y MACETA

La participación en los incidentes de un joven que portaba casco blanco, chaqueta de motociclista y guantes rojos, además de una maceta –martillo de obra– ha abarcado también buena parte [Ad by shoppingchip] de los interrogatorios esta jornada.

Varios policías han identificado a esta persona –a la que se visionó en varios videos en la sala– como Bernardo M.B., quien, no obstante, en la primera sesión del juicio negó llevar un casco ese día y aseguró que se había desplazado en coche a Santiago.

El segundo de los policías nacionales ha indicado que el del casco blanco era «de los más agresivos» y gritaba consignas dirigidas a los agentes como ‘¡vamos a por ellos!’.

Ya en quinto turno ha declarado uno de los policías que detuvo a Bernardo M.B. en la zona de San Roque. Al respecto, ha asegurado que «estaba golpeando un establecimiento con una especie de martillo» y llevaba un casco en la mano. El agente que ha intervenido en sexto lugar fue el que afirma haber recogido el casco –presente este jueves en la sala– del suelo en el momento de la persecución.

Uno de los abogados de la defensa ha preguntado en este punto a los policías por qué no está la maceta entre el material incautado, a lo que estos han respondido con frases como «no sé» o «la tiraría».

DETENCIONES EN SAN ROQUE

También cerca de San Roque se detuvo a otros dos jóvenes, Narciso V.G. y Alejandro B.G., que el martes alegaron estar «fumando porros» cuando vieron pasar «gente corriendo» y se escondieron para no llamar la atención.

Al respecto, el séptimo y el octavo de los policías nacionales han aseguradoque uno de ellos –Alejandro B.G.– golpeaba una marquesina de autobús con un puntal de obra. «Intentan esconderse y los cogemos», ha explicado uno de ellos, quien, a cuestiones sobre por qué no figura dicho puntal entre los objetos recabados, ha argumentado que «quedó en el sitio» y después no tuvieron «la oportunidad de cogerlo».

INCIDENTES EN LA QUINTANA

«Golperaron el coche y los destrozaron. Nosotros estábamos parapetados detrás del coche y recibí un botellazo en la mano izquierda», ha expuesto otro de los agentes de la Policía Nacional, sobre la situación que se vivió en la céntrica Praza da Quintana, donde concluía la marcha de Galicia Bilingüe.

Otro de ellos, que, como sus compañeros, ha hablado de «carreras continuas, gritos, insultos y lanzamientos de botellas, piedras y canicas», ha indicado que él detuvo a otras tres personas en esta misma plaza.

Previamente, en Porta Faxeira, acompañaba a otro de los policías que ha declarado este jueves y que asegura haber recibido una patada «por la espalda» de Roberto C., a quien, según su relato, a continuación identificó y, mientras se producía la agresión de un manifestante de Galicia Bilingüe a Antonio F.G., otro de los acusados, «se marchó sin DNI». De ahí que fuera detenido el día 10 en Ourense por otros agentes.

Uno de los primeros en comparecer ha sido el instructor que firmó un informe a posteriori, quien ha dicho que él solo [Ad by shoppingchip] conoció lo ocurrido «por lo que escuchaba» por la emisora y ha explicado que el documento lleva su rúbrica pero la identificación de los presuntos violentos la realizó el secretario.

LIBRE ABSOLUCIÓN

A la salida de los Juzgados de Fontiñas, uno de los abogados de la defensa, que representa a dos acusados, ha subrayado que pedirán la libre absolución de sus clientes este viernes, ante el «nivel de incertidumbre» y al considerar que sus defendidos son «inocentes».

Sus letrados critican que se les impute como delito común «de forma abusiva y genérica» el de desórdenes públicos, que llega hasta dos años de prisión. «Es un delito que tiene que ser individualizado, a personas y casos concretos; cuando aquí se trata de hechos aislados y ni el fiscal establece esa conexión», ha argumentado.

«Creemos que las declaraciones policiales van en nuestra línea. Hay un grado de incertidumbre tal con el que no se puede declarar responsabilidades penales», ha incidido.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar