Galicia es, tras Cataluña, la segunda comunidad con mas oficinas bancarias cerradas

Galicia es la segunda comunidad autónoma, tras Cataluña, que ha registrado un mayor cierre de oficinas bancarias durante la crisis en términos relativos, con una disminución del 20,2%, según los datos que se extraen del artículo ‘El impacto de la reestructuración del sector bancario español sobre la concentración y la competencia’, de Joaquín Maudos.

Cataluña, Madrid y Andalucía son las comunidades en las que más oficinas bancarias se han cerrado en términos absolutos en el periodo comprendido entre 2008 y 2012, cuando la red general experimentó un recorte del 17% hasta alcanzar los niveles de 1997.

En concreto, Cataluña ha clausurado 1.920 sucursales, Madrid 1.112 y Andalucía 1.092. En términos relativos, la mayor caída ha tenido lugar en Cataluña, con una reducción de la red del 24%, seguida de Galicia (-20,2%) y la Comunidad Valenciana (-19,6%).

Según consta en el artículo de Joaquín Maudos, incluido en el estudio ‘Las claves del crédito bancario tras la crisis’, editado por Funcas, la evolución de la red de oficinas ha sido «muy desigual» en estos años.

En el periodo de expansión, la red llegó a aumentar por encima del 25% en Canarias, Andalucía, Madrid y Murcia, mientras que en Navarra y Galicia apenas varió. Durante el proceso de ajuste, fueron las cuatro primeras autonomías las que más recortaron su número de sucursales.

A lo largo de estos años la concentración del sector ha sido tal que a cierre de 2012 existían tres provincias en las que una sola entidad tenía más de un 40% del número de oficinas. Se trata de Ávila y Segovia, donde Bankia ostenta la máxima cuota de mercado, y Ourense, en la que prima Novagalicia.
LA CONTRACCIÓN DEBE CONTINUAR

Pese a que el ajuste ha sido fuerte en los últimos años, la red financiera aún ha de continuar contrayéndose para cumplir con todos los requisitos establecidos en el Memorando de Entendimiento (MOU) firmado en 2012.

En noviembre de 2012, la Comisión Europea aprobó los planes de reestructuración de Bankia, NCG Banco, Catalunya Banc y Banco de Valencia. Así, hasta 2017 Bankia y NCG tendrán que realizar un ajuste de entre el 40% y el 50% de sus oficinas, mientras que Catalunya Bank solo podrá tener entre 700 u 800 sucursales.

Liberbank también contribuirá a esta reducción de la red recortando su número de oficinas entre un 5% y un 10% y Ceiss clausurando entre un 30% y un 40% de las mismas. Para 2017, BMN deberá contar con un máximo de 800 oficinas frente a la red de 1.454 que tenía en 2011.

Según el estudio, si se aplica este recorte a la situación española, hasta 2017 se producirá el cierre de 2.072 oficinas con grandes diferencias entre provincias. La mayor caída porcentual se producirá en Ciudad Real (-15,5%), Girona (-14,9%), Ávila (-13,7%) y León (-13%). En términos absolutos, el cierre de oficinas en mayor en Barcelona (423) y Madrid (296).

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar