Se reducen un 57% las solicitudes por pérdida de la tarjeta sanitaria desde que cuesta 10 €

El secretario xeral técnico de la Consellería de Sanidade, Antonio Fernández-Campa, ha puesto en valor este miércoles que la decisión de cobrar 10 euros por el duplicado de la tarjeta sanitaria en casos de pérdida ha dado como consecuencia una caída en las solicitudes de «un 57 por ciento».

Preguntado en comisión parlamentaria por la diputada de AGE Eva Solla, quien ha criticado esta medida implantada en 2012, el alto cargo de la Xunta la ha justificado argumentando que todos los documentos oficiales tienen tasas de expedición.

Dicho esto, ha sostenido que el objetivo de este cobro «no es económico», sino que pretendía reducir «las casi 9.000 tarjetas» que mensualmente había que emitir. «Y se logró», ha reivindicado, a lo que Solla le ha preguntado si es que «hasta 2012 la gente ni se molestaba en buscar la tarjeta cuando la perdía».

Antonio Fernández Campa_secretario xeral Consellería Sanidade_comisión Parlamento

A renglón seguido, ha censurado que la Xunta cobre 10 euros por la tarjeta, puesto que la gente ya paga «sus impuestos» y los diferentes «repagos» sanitarios, y dado que el coste de producir el documento es de unos 50 céntimos. «Están haciendo negocio con la duplicación», ha reprochado al secretario xeral.

No obstante, Fernández-Campa ha apuntado que el coste no es sólo «el plástico, la estampación y la emisión», sino también el personal dedicado a estas tareas «y no a otras». «Ese tiempo también hay que tenerlo en cuenta», ha subrayado.
SITUACIÓN DEL PSIQUIÁTRICO DE CONXO

Sin salir del ámbito sanitario, en la misma comisión se ha abordado, de la mano de la diputada del BNG Ana Pontón, la situación del centro psiquiátrico de Conxo, en Santiago de Compostela.

«La Xunta va por la senda de las privatizaciones y está derivando pacientes a sus familias y a hospitales psíquicos y residencias privadas», ha criticado la nacionalista, quien ha pedido conocer exactamente cuántas personas están en esta situación.

Enfrente, el director de Asistencia Sanitaria del Sergas, Félix Rubial, ha concretado que se han dado 79 altas desde la llegada de Alberto Núñez Feijóo a Monte Pío. De este total, 61 personas se derivaron a centros residenciales, 16 a centros concertados y las dos restantes, a residencias de la Confederación de Agrupaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (Feafes).

En paralelo, ha proseguido, la Xunta creó un equipo para los cuidados complementarios de personas con enfermedades mentales y aumentó las plazas residenciales concertadas con Feafes, en centros de recuperación psicosocial y en pisos protegidos.

Así las cosas, ha sostenido que la salud mental «es una prioridad» para el Gobierno gallego; extremo con el que ha discrepado Pontón objetando que la partida presupuestaria para este fin es «ridícula».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar