La acusación contra los padres de Asunta rechaza la tesis del tercer imputado

Los padres de Asunta.
Los padres de Asunta.

Los peritos propuestos por la acusación particular en el caso que se instruye por la muerte de la niña Asunta Basterra han certificado este lunes «sin ningún género de dudas» que la mancha de semen que apareció en la camiseta de la niña se produjo por una «contaminación» en los laboratorios de la Guardia Civil, un informe del que la defensa de Rosario Porto duda de su «imparcialidad».

Los profesores Andrés Martínez y Elisa Beceiro, catedráticos de la Universidad de A Coruña y especialistas en química analítica y genética, han declarado este lunes ante el juez que instruye la causa, José Antonio Vázquez Taín, para explicar los pormenores del informe pericial aportado a la causa por la acusación popular sobre los restos de semen localizados en la camiseta de la menor.

Según ha explicado a las puertas de los juzgados uno de los letrados de la acusación popular, Ricardo Pérez Lama, los peritos han sido ante el juez «total y absolutamente contundentes» y han asegurado que los informes técnicos de la Guardia Civil «no han seguido los protocolos de calidad que el instituto tiene previstos» .

«Son científicos, y como científicos han dicho que ha habido una contaminación sin género de dudas», ha destacado Pérez Lama, al tiempo que ha indicado que, a juicio de los peritos, el origen de la contaminación estuvo en una tijera empleada para cortar pedazos de la camiseta de Asunta y que había sido empleada anteriormente para cortar un preservativo con una muestra de semen de un hombre implicado en otro caso.

A su entender, «lo que ha podido ocurrir es una contaminación puntual producida por las tijeras, aunque no descartan tampoco las micropipetas», ha señalado el letrado.

ARANGUREN LO CUESTIONA

Por su parte, el abogado de Rosario Porto, José Luis Gutiérrez Aranguren, ha cuestionado la «imparcialidad» del informe y ha señalado que los peritos «no tienen ninguna experiencia», dado que «lo que saben es de teoría, de ser profesores».

«Cuando uno hace una peritación en un juzgado, sobre todo cuando es un caso tan importante, debe tener experiencia y no hacerlo con tanta alegría como se hace este informe», ha apuntado Aranguren, que ha vuelto a afear la extensión del documento. «No había mucho que leer», ha señalado.

Al mismo tiempo, el abogado ha criticado que los peritos «sigan manteniendo» su versión, teniendo en cuanto «lo anormal que resulta para cualquiera, sin ser científico, que se contaminen la primera y la quinta muestra, y que no se contaminen las intermedias».

«La explicación que dan es que, supuestamente, entre una y otra no se introducía la tijera con la profundidad necesaria como para acabar con el esperma. Yo francamente no lo entiendo», ha sentenciado Aranguren.

Finalmente, el letrado defensor ha recordado que «son peritos de parte» y ha apuntado hacia la «amistad» que existe con los abogados de la asociación Clara Campoamor, dado que la perito es «hermana de una de las letradas» de esta entidad. «La objetividad e imparcialidad está bastante en tela de juicio», ha subrayado.

Por su parte, Ricardo Pérez Lama ha calificado de «triste» que Gutiérrez Aranguren «intente cuestionar la profesionalidad» de estos catedráticos, con «25 años de experiencia», con este argumento. «La relación familiar no condiciona en absoluto», ha destacado, al tiempo que ha recordado que con él, representante de la asociación en Galicia, «no tienen ningún parentesco» y que realizaron el informe de forma altruista, dado que la entidad no tiene fondos para sufragarlo.
PORTO «DECEPCIONADA»

La madre de Asunta Basterra, Rosario Porto, acudió a la declaración «un tanto decepcionada», ha destacado Aranguren, que ha criticado la actitud de los peritos a la hora de contestar a sus preguntas, «francamente hostil» y ha aludido a algún conflicto con el juez instructor durante la vista.

Sobre próximas diligencias, el letrado de Porto ha destacado que ya está acordada por el juez la investigación de las llamadas entrantes y salientes de la casa de Porto en Montouto y ha reclamado «celeridad».

Paralelamente, ha señalado que, a causa de un «problema técnico» la declaración como testigo que realizó la pasada semana el camarero del local en el que cenó la noche de los hechos el tercer imputado –ahora desimputado– «no está grabada ni consta en acta», por lo que «no valió para nada». La defensa de Rosario Porto solicitará que «se reproduzca» para que «quede constancia» de lo declarado por el camarero.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar