Detenidos cuatro hijos del «rey de los gitanos»

La Guardia Civil ha detenido a cuatro hijos del conocido como rey de los gitanos en Galicia, Olegario Giménez, por supuestos delitos de desórdenes públicos, atentado contra la autoridad, lesiones y obstrucción a la Justicia.

Los detenidos, según han señalado fuentes consultadas por Europa Press, han sido Sinaí –conocido como príncipe de los gitanos–, Juan Paulo, María Consuelo y Saúl Giménez, que este lunes han sido detenidos en su casa, ubicada en Tomiño, y puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de Tui, tras lo que todos ellos han quedado en libertad aunque imputados, según fuentes judiciales.

Estas detenciones se han producido a raíz de los altercados ocurridos durante la toma de declaración del Guardia Civil y el agente forestal imputados –en aquel momento detenidos– por un supuesto delito de amenazas con uso de armas al rey de los gitanos el pasado 29 de abril en su domicilio de Tomiño (Pontevedra).

Durante la concentración, el letrado de los dos imputados, Roberto Álvarez Carrero, sufrió una agresión por parte de varias personas que se le echaron encima y le golpearon, tras lo que tuvo que ser trasladado en ambulancia a un centro médico.

El colectivo gitano rechazó en un inicio un ataque al abogado por parte de alguno de sus miembros, alegando que el letrado «resbaló» y se cayó al suelo, pero, posteriormente, reconoció un altercado por las «provocaciones» del propio letrado que, según aseguró Sinaí Giménez, «escupió al suelo con desprecio» ante las personas que esperaban la salida de los imputados.
DETENCIONES

Los dos imputados fueron detenidos en la vivienda del ‘rey de los gitanos’ donde, según la versión de la familia, habían acudido para «extorsionar» a Giménez y reclamarle cierta cantidad de dinero. De acuerdo con esa versión, el agente de la Guardia Civil habría encañonado al rey de los gitanos y los hijos de éste, para defenderle, le atacaron con un arma blanca en una mano, mientras que golpearon también al agente forestal.

Sinaí Giménez, hijo de Olegario y portavoz de la Asociación del Pueblo Gitano, ha desmentido que los detenidos fuesen a casa de su padre a reclamar ninguna deuda, ya que el rey de los gitanos «es solvente y no debe nada a nadie». Según ha señalado, el objetivo del Guardia Civil y del agente forestal era «extorsionar» a Olegario Giménez.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar