El cine vuelve al rural en un palleiro de Chantada

 

Un pajar de Chantada (Lugo) se convierte en cine de manos del cineclub local. Y es que, ante la imposibilidad de proyectar películas en el auditorio recién estrenado, la Federación Gallega de Cineclubes ha decidido respaldar la propuesta local de restaurar un pajar e iniciar así el proyecto ‘Cinema Palleiriso’ que, tras un año de obras, comenzará con las proyecciones el próximo verano, en una fecha que se decidirá en la asamblea de la federación que se celebra en Ourense.

El presidente de la Federación y del Cineclub de Ourense, Manuel Precedo, ha explicado a Europa Press que en la asamblea ordinaria del colectivo se abordarán los proyectos para 2014 y el balance de cuentas de 2013.

Ha relatado parte de los trabajos realizados por socios de cineclubes de toda Galicia, en la restauración del pajar de Chantada que contará con butacas procedentes de Escairón (Lugo) y cedidas por la biblioteca de Ourense. Las proyecciones comenzarán probablemente en junio, con una jornada en la que se repartirá el día entre limpieza y últimos detalles y «proyecciones aportadas por los cineclubes gallegos y adecuadas a un público infantil», según detalló Precedo. La alternativa que se barajará será hacer lo mismo pero en octubre.

«Este proyecto se enmarca perfectamente en una reivindicación del cine en el ámbito rural gallego, donde se contó con una riqueza histórica a la que las administraciones no prestan atención», ha señalado, antes de aludir al caso de Nogueira de Ramuín, pues en el pueblo de Espartedo nació Cesáreo González, propietario de una red de cines bajo el nombre de Suevia Films cuya actividad «permite que los más viejos del lugar puedan decir que vieron en su aldea a Lola Flores o a Carmen Sevilla».

El ocio en el rural, frente a la idea generalizada de que se trata de una actividad más vinculada a las ciudades, está ligado sobre todo al cine, con proyecciones al aire libre o salas de cine en poblados de trabajadores de centrales hidroélectricas, en algunas de las numerosas presas construidas en Galicia.

La intención de la federación, según su presidente, es ampliar esa presencia en el rural «ante la inacción de los ayuntamientos» , por lo que estudiará ampliar la red de salas de proyección «alternativas» como la de Chantada, al tiempo que se amplía el número de socios de la federación y los proyectos de creación de cineclubes, como ocurre en Boiro y A Estrada.

CEGAI LLEGA A OURENSE

En la asamblea también se dará a conocer el balance de cuentas, que incluye el destino de 22.000 euros aportados por la Xunta de Galicia para todo el año, y otros proyectos como el de la posible incorporación de películas del Centro Galego de Artes da Imaxe (CEGAI) con sede en A Coruña, a la programación de los cineclubes de las capitales de provincia.

En este sentido, el cineclub Padre Feijóo de Ourense es pionero pues «tras varios años de conversaciones», cuenta con una película semanal del programa del CEGAI, de forma que la proyección de 37 películas durante 2013 para 8000 espectadores, se duplica en 2014 con sesiones en dos días: el lunes con películas del fondo del CEGAI y el miércoles con las habituales del cineclub.

Los 25 socios actuales, tras la incorporación de dos acordada en la asamblea, comenzarán a impulsar una propuesta de recuperación del trabajo del fotógrafo y documentalista gallego José Gil.

DE CUMPLEAÑOS

La federación celebrará su 30 aniversario, coincidente con el 50 cumpleaños del cineclub de Pontevedra –el de Ourense cumple 44 y es el tercero en antigüedad de Galicia, tras el de O Carballiño con 49–, y para ello prepara actividades en torno a José Gil.

Según Precedo, se prepara la exhibición simultánea en todos los cineclubes gallegos, del un documental sobre el propio José Gil, grabado por el también documentalista Miguel Romero, coproducido por la televisión gallega pero aún inédito.

«Seguiremos así la fórmula de distribución que estrenamos con el documental Entreparadas, del colectivo creado en torno a los accidentes de tráfico, que supone la proyección en todos los cineclubes gallegos», relató el presidente de la federacion y del Padre Feijóo de Ourense.

Ha explicado, además, que José Gil pasó por Ourense pero se estableció como fotógrafo en las Rías Baixas y una vez conseguido un estudio fotográfico con actividad estable «se lanzó a su sueño de filmar e hizo numerosos documentales etnográficos que enviaba luego a los emigrantes gallegos en América, que así tenían visión directa de lo que ocurría en su tierra».

La asamblea reúne en Ourense a representantes de los 25 cineclubes asociados en la federación y aunque no está incluido en el programa de la sesión, Precedo sigue pensando en desarrollar alguna actividad en torno al empresario ourensano Cesáreo González.

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar