Una nave polivalente para escolta y rescate

Modelo buques encargo Navantia Ferrol astaleiros Armada
Los dos buques de acción marítima (BAM) que próximamente construirá Navantia en sus astilleros de Ferrol y Cádiz son una vieja reivindicación de la Armada española, que lleva varios años dando de baja otros barcos similares que ya se habían quedado obsoletos y, por tanto, tenía necesidad de contar con nuevas unidades.

Según han confirmado fuentes del Ministerio de Defensa y de Navantia, los buques de acción marítima son naves polivalentes que pueden ser utilizados para gran variedad de misiones y, además, resultan mucho más baratos de mantener que otros barcos como, por ejemplo, las fragatas.

La Armada recurre a los BAM para labores de vigilancia, protección y escolta, rescate y salvamento, ayuda humanitaria o apoyo médico y logístico, entre otras misiones. Están previstos para una tripulación de 35 marineros, aunque pueden ser ocupados por hasta 110. Actualmente, uno de estos buques, el ‘Relámpago’, está desplegado en el Cuerno de África, donde participa en la operación Atalanta de lucha contra la piratería.

CONDICIONES FINANCIERAS

Para Defensa, la próxima construcción de dos barcos para la Armada supone una «muy buena noticia» que se enmarca en la recuperación de la economía española, razón por la cual el propio ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, dijo el pasado febrero que ya se daban las «condiciones financieras» para iniciar este tipo de proyectos. De hecho, será el primer pedido que haga la Armada española a Navantia desde el año 2006.

Montoro anunció en febrero el encargo de un nuevo barco para la Armada, si bien el presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Ramón Aguirre, ha concretado este miércoles que finalmente serán dos buques de acción marítima y que se construirán en los astilleros de Ferrol y en Cádiz con un presupuesto estimado de 400 millones de euros y un plazo de 30 meses.

Las fuentes consultadas han confirmado que los dos barcos se financiarán con cargo a los programas especiales de armamento. Así, el Ministerio de Industria facilita anticipos a las empresas contratistas, siempre a interés cero, y una vez entregado el material, todo o parte, Defensa abona el gasto y el contratista devuelve el anticipo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar