El juicio contra el juez Elpidio Silva se convierte en un espectáculo sin precedentes

El juez Elpidio José Silva ha convertido su juicio en un espectáculo, atípico en la historia de los tribunales. El acusado ha forcejeado dialécticamente con el tribunal una y otra vez con el apoyo de un grupo de preferentistas que comentaban en alto sus opiniones en la vista.

Así han transcurrido las tres sesiones del juicio que estos días se celebra en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid contra Silva por presuntos delitos de prevaricación, retardo malicioso en la Administración de Justicia y dos delitos contra la libertad individual del ex presidente de Caja Madrid Miguel Blesa.

En contra de lo habitual, el procesado ha optado por sentarse junto a su abogado en lugar de en el banquillo de los acusados. Una vez ahí, ha interrumpido constantemente el desarrollo de la vista invocando sus conocimientos jurídicos para objetar todas las cuestiones que se iban sucediendo.

Se ha quejado de que la secretaria judicial leía con «tono bajo y aséptico», que no se daban lectura a los autos que él mismo dictó, que las acusaciones intentaban manipular a los agentes de la Guardia Civil o que el abogado de Blesa actuaba como un «espía» y le faltaba el respeto llamándole «candidato delincuente» o «individuo». «¿Usted llama a Blesa individuo?», le ha preguntado.

El presidente del tribunal, Arturo Beltrán, ha pedido al abogado de Blesa retirar ese calificativo si es que ha ofendido al acusado. El letrado, Carlos Aguilar, defensor de Blesa, ha solicitado a su vez el amparo de los magistrados ante las interrupciones e invectivas que, a su juicio, estaba dirigiendo el acusado.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar