Los vecinos de Punxín ponen fín a su encierro en demanda de calidad del agua

Los vecinos de Punxín (Ourense) han decidido concluir este miércoles su encierro en el ayuntamiento tras obtener el compromiso de sendas reuniones en la Diputación Provincial y en la delegación de la Xunta de Galicia en Ourense, donde estudiarán con los técnicos correspondientes, los informes económicos sobre el servicio del agua elaborados por la comisión vecinal del agua, el ayuntamiento y la propia Diputación.

El portavoz de la comisión vecinal, Joaquín Moldes, ha explicado que, tras una reunión mantenida con el vicepresidente de la Diputación, Rosendo Fernández, los encerrados han acordado dejar la medida de presión dado que han obtenido el compromiso de una cita para el lunes 21 de abril, en la que se entregará toda la documentación de la Iniciativa Popular presentada en el Ayuntamiento de Punxín para reclamar la reducción de las cuotas vecinales para el agua.

Ese día, según Moldes, la Diputación contará con el estudio elaborado por un economista de la comisión, detallado durante 2 horas en el pleno municipal celebrado hace 20 días antes de votar la petición de cuotas más baratas. Según los datos de la comisión, se está pagando un 300 por ciento más de lo que corresponde con el coste real del servicio, gestionado por el ayuntamiento desde enero de 2104, tras el abandono de la concesión por Aquagest en octubre de 2013.

«Esperaremos unos días a que estudien la documentación y luego nos volveremos a citar para acordar un calendario de reuniones en las que miembros de la comisión, el jefe del servicio de medio ambiente de la Diputación Javier Bobe, y quien ellos designen, analizarán y compararán los diferentes informes económicos realizados ya», ha detallado Moldes.
XUNTA

Los vecinos también han recibido confirmación por parte de la Xunta de Galicia de que podrán reunirse el día 29 de abril con el director xeral de Augas de Galicia, Francisco Menéndez, con la misma finalidad de analizar los costes del agua y el estado actual del proyecto de bombeo de agua desde el río Miño, ante la contaminación natural con arsénico en varios pozos de captación de Punxín.

«Revisaremos conjuntamente las alegaciones que presentamos a ese proyecto y solicitaremos de nuevo la intermediación de la Xunta en todo este proceso para reducir las cuotas del agua en Punxín, donde nos siguen cobrando las cuotas de la gestión privada, a pesar de que ahora es municipal», ha concretado.

El encierro, según el portavoz, ha resultado «muy duro» para los vecinos, quien ha destacado la presencia casi continua de personas de avanzada edad a pesar de la falta de calefacción en la sala de plenos en la que «prácticamente vivieron en los últimos días».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar