López y Viaño plantean acuerdos económicos para gestionar la USC

 

 

Rectorado de la Universidad de Santiago, en la Plaza del Obradoiro.
Rectorado de la Universidad de Santiago, en la Plaza del Obradoiro.

El candidato a rector de la Universidade de Santiago de Compostela (USC) y exconselleiro maior del Consello de Contas, Antonio López, tiene claro que «sea quien sea el que le toque gobernar» será necesario «hacer un esfuerzo desde el día siguiente» para «buscar acuerdos y consensos» y trabajar para atajar el problema económico, tras unos últimos años marcados por «cierta crisis institucional» que impidieron el impulso de los presupuestos y otras actuaciones.

Esta situación de «falta de consensos necesarios» para tomar «medidas importantes», que obligaron a prorrogar las cuentas de la USC durante varios ejercicios, es precisamente el escenario que quiere evitar Antonio López, instando a llegar «con esa mentalidad de tratar de construir positivamente» y buscar «acuerdos».

En una entrevista concedida a Europa Press, Antonio López ha analizado los diferentes retos que tendrá que asumir el nuevo equipo de Gobierno tras el fin de mandato de Juan Casares Long, en un proceso electoral con menos candidatos (dos frente a los siete de los últimos comicios) y que este catedrático y exdecano de Derecho sitúa «en la normalidad».

«Lo excepcional es lo que se produjo hace cuatro años con tantas candidaturas», ha considerado, tras recordar que las elecciones en las que resultó vencedor el equipo de Juan Casares coincidían distintos factores que motivaron «tal número de candidatos», como un rector que finalizaba mandato o «desmovilización» de los grupos organizados. «A lo mejor la crisis tampoco anima especialmente», ha añadido.

Precisamente, López ve «crucial» y «prioritario» afrontar la situación financiera de la institución, dado que «condiciona» funciones esenciales como docencia o investigación y tendrá «una influencia muy directa» en las políticas de la universidad.

Una línea de actuación «a medio plazo» será la negociación «de un nuevo plan de financiación» para el SUG y «definir modalidades o mecanismos de reparto», trabajando «conjuntamente» con el resto de universidades, para alcanzar un texto que «garantice la suficiencia financiera».

Asimismo y en la línea de su visión hacia el «acuerdo» y el «consenso», urge impulsar los presupuestos de la institución en los que «se haga frente a la amortización de la deuda pendiente», además de buscar «instrumentos de refinanciación» de esta deuda, dado que será «muy difícil» pedir «más esfuerzos» de ahorro a la USC.
FINANCIACIÓN Y REPOSICIÓN DE EFECTIVOS

Sobre el plan de financiación, López considera que requiere «un punto de encuentro entre todos», llegar a «unas premisas básicas» y garantizar un sistema que cubra «las necesidades esenciales» y permita «autonomía financiera».

A partir de ahí, apuesta por conseguir «hacer ajustes necesarios» en algunos aspectos o indicadores de la financiación por resultados que no favorecen a la USC en algunas situaciones, como la ponderación de PDI, que «en términos absolutos» incrementaría las cuantías para Santiago.

Otro punto que deberá afrontar el nuevo Gobierno será la tasa de reposición de efectivos (del 10%), que «está condicionando» la posibilidad de hacer frente a los procesos de jubilaciones y la consolidación y promoción de profesorado.

En este sentido Antonio López apuesta por «diferenciar» los procesos de incorporación de nuevos efectivos de aquellos de promoción de personal, que no suponen «incremento» de trabajadores. «Buscar una fórmula para que estos supuestos donde no hay incorporación de nuevos efectivos no computen en la tasa de reposición».

«La otra parte del problema», ha añadido, es la «consolidación» de aquel personal docente o investigador que trabaja con contratos «precarios», para los que habrá que buscar «fórmulas adecuadas» teniendo en cuenta los condicionantes de la «limitación de la masa salarial» y la tasa de reposición.
OFERTA DE TITULACIONES

En este camino de dificultades económicas, Antonio López ve «fórmulas» en las que «se puede ahorrar» sin «dañar el funcionamiento básico» de los servicios esenciales, aunque considera «muy difícil» que recortar «mucho más en gasto» tras el «esfuerzo» realizado hasta el momento.

El candidato también ha avanzado que el nuevo equipo de Gobierno de la USC tendrá que hacer un «análisis» de la oferta docente y de titulaciones de la universidad, e «ir más allá» de aquellas en las que no se cumplen los requisitos mínimos de matrícula, considerando «las necesidades sociales», factores como la demanda o su función «enriquecedora» en el mapa de grados.

También apuesta por «tener en cuenta» los «índices de inserción» laboral de aquellos titulados que acabaron la carrera para ver «lo que está demandando el sistema de empleo», aunque ha matizado que ello no debe «condicionar» la oferta.

 

JUAN VIAÑOJuan Viaño_candidato á rector USC

   El candidato a rector de la Universidade de Santiago de Compostela y catedrático de Matemática Aplicada, Juan Viaño, considera que la acción del próximo gobierno de la USC pasa por abordar «todos los problemas económicos», que afectan de «manera fundamental» a la capacidad docente-investigadora y provocan «un desajuste de plantilla» y «de personal».

   Por ello, «la primera preocupación» de la nueva etapa será «reclamar» a la sociedad «la mayor financiación que se pueda» en este momento «difícil», gestionar «de manera más eficaz» estos recursos y completar la capacidad financiera de la USC en base a su actividad docente y proyectos de investigación.

«Los retos en este momento son muchos», ha señalado Viaño en una entrevista concedida a Europa Press, como afrontar una tasa de reposición «bajísima» en comparación con un indicador de jubilaciones «muy elevado», que lleva a la «degradación de las condiciones» en las que se desarrollan las tareas docente y de investigación.

«A partir de ahí», ha añadido, el reto «fundamental» será intentar «por todos los medios» conservar, potenciar y promocionar al profesorado investigador y avanzar en la captación de nuevos talentos. «Encarar con decisión el reto de la internacionalización para situarse en la vanguardia de captación de alumnos», ha destacado.

Viaño apuesta así por «un gran pacto de la comunidad universitaria» para la «transformación» hacia los «nuevos tiempos», reforzando el «empuje» hacia su entorno y «potenciar la imagen prestigio que ha decaído en los últimos tiempos».

SALIR «POCO A POCO»

Uno de los pasos a dar será impulsar unas cuentas nuevas para la institución y «llegar a canales de entendimiento» para que «no se vuelva a repetir» las situación vivida en los últimos años de Juan Casares Long, con unos presupuestos prorrogados por la falta de apoyo.

En este caso, Viaño ha considerado que este proyecto fue rechazado porque las líneas presupuestarias «no estaban suficientemente dibujadas», y «no contemplaban los problemas» de la USC, por lo que, «evidentemente, no recibieron apoyos».

Otro de los retos será «ir saliendo poco a poco» de la «deuda» de la institución, en base a acciones concretas y propuestas plurianuales que tendrán que «negociar» y «afrontar».

Viaño también se ha referido a la negociación de un nuevo plan de financiación, y ha recordado una enmienda presentada en el Claustro en la que criticaba «los criterios» de reparto actuales, que «no tienen en cuenta el tamaño relativo» de la USC frente al resto de universidades.

«Nos penaliza enormemente», ha criticado, insistiendo en que las cuantías del último reparto por resultados está «mucho por debajo» de lo que se supone que es el «potencial» de la USC.

ETAPAS DE ESTABILIZACIÓN

En materia económica Viaño también se ha referido a la necesidad de hacer frente a la tasa de reposición, buscando «excepciones», y ha  advertido de que su extensión en el tiempo puede llevar a «interrumpir» la «necesaria transmisión de conocimiento y renovación de plantillas». «Todas las universidades están reclamando esta posibilidad», ha añadido.

Preguntado sobre las reclamaciones de estabilización y contratación de distintos colectivos de investigadores y trabajadores, Viaño ha avanzado que ha mantenido «conversaciones» con diferentes sectores afectados por la temporalidad, y ha considerado que esta estabilización «puede pasar por diferentes etapas y negociaciones» en función de las posibilidades presupuestarias.

«De manera inmediata no podemos», ha aclarado, insistiendo en que la promoción «es muy importante para que no cunda la desmotivación» de los colectivos docentes.

TITULACIONES

En materia académica, el catedrático Juan Viaño ha señalado que, aunque «el entramado básico» de titulaciones «está bien consolidado», la universidad debe «revisar», corregir desajustes y «mejorar» su oferta académica y docente, observando las «duplicidades» y «modernizando» los títulos semipresenciales y ‘online’. Entre sus propuestas, incluye también hacer frente al problema de captación de alumnos en el Campus de Lugo con «un plan de internacionalización» para atraer estudiantes.

Sobre el debate acerca de la fusión de títulos y la posibilidad de titulaciones interuniversitarias, el candidato a rector se ha mostrado prudente y ve «necesario definir bien las condiciones en las que se van a gestionar», dado que se trata de «algo nuevo» y «distinto a la oferta de másteres», que considera «más fácil» de incluir en la oferta compartida.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar